Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Democracia, libertad y seguridad

LAS personas que firmamos este escrito coincidimos en la apreciación de que, de un tiempo a esta parte, se está primando la seguridad en detrimento de la libertad, con el consiguiente deterioro de la democracia en su conjunto. El proceso viene de atrás. Ya en el inicio de la crisis de los setenta, por ejemplo, la Trilateral apostaba por modelos de democracia restringida, concentrada y autoritaria. Pero, por poner una fecha emblemática, ha sido fundamentalmente a partir del 11 de septiembre de 2001 cuando han venido implementándose más abiertamente políticas de seguridad. Que el resultado esté siendo una sociedad más exasperantemente regulativa y punitiva nos parece claro. Como nos lo parece, también, que tal empeño está resultando escandalosamente selectivo. En tanto para unos ámbitos se postula una desregulación total, abriendo una vía a la arbitrariedad, el abuso y la corrupción más descarados, para otros, en cambio, se incrementan los supuestos delictivos y sus penas correspondientes. ¿Avanzamos, así, hacia una sociedad más segura? Sinceramente, no lo vemos. Opinamos, más bien, lo contrario. Lo que nos resulta tremendamente inquietante. Sigue leyendo

febrero 20, 2010 Posted by | Foro Iruña | , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

¿Realmente es necesario llegar a los 67 años?

La supuesta justificación del Gobierno Zapatero para proponer la subida de la edad de jubilación se ha centrado en el dato de que, con el tiempo, por razones de envejecimiento la base de cotizantes será muy escasa en relación a los pensionistas. En mi opinión esa forma de medir el problema no es la correcta, aunque sea la forma más intuitiva de analizarlo, sino que lo que hay que hay que mirar es si el actual sistema de pensiones tiene bien calculada la relación entre lo que el cotizante tipo aporta al sistema durante toda su vida y lo que retira como pensión.

Y es que no hay que olvidar, como nos lo recordó Mishan en su libro Falacias económicas populares, que no es posible obligar a la siguiente generación a pagar las deudas que le impuso la anterior generación. Como Mishan explica, será la siguiente generación quien decidirá, a la vista de la situación económica y política que tenga en aquel futuro, cuál es la porción de la renta generada en aquel futuro que se dedique a remunerar a los agentes productivos (empleados o empresarios) o a los rentistas (jubilados o propietarios que viven de rentas). Sigue leyendo

febrero 8, 2010 Posted by | Javier Olaberri Zazpe | , , , , , , | Deja un comentario