Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Comprender la Justicia

Miguel Sánchez-Ostiz en “Y tiro por que me toca” de DNN

No es fácil, por no decir imposible. Habría que saber antes en qué consiste. Y no lo sabemos. Confundimos lo que nos gustaría que fuera, lo que nos dictan nuestros prejuicios, rencores, afanes de venganza, con lo que la administración de Justicia, del juez para abajo practica o establece, e ignoramos que su capacidad de error está tan repartida como las hemorroides o el mismo sielso entre el resto de la población. Y si lo primero es, dicho así en general, difícil de comprender, lo segundo nos confunde e irrita un día sí y otro también. Solo comprendemos de manera cabal ese embrollo cuando la Justicia nos es favorable, entonces sí, entonces creemos, apoyamos, convenimos y nos sentimos seguros, que de eso se trata, de sentirnos seguros, antes incluso de hablar de seguridad jurídica en general.

Por ejemplo, el médico panameño Juan Enoc Rodríguez Lizondro que se acaba de pasar seis meses en la cárcel acusado de tráfico de drogas porque la Guardia Civil detectó en falso que llevaba cocaína en el equipaje. Fue un error subsanable que no se subsanó porque la maquinaria judicial se puso en marcha de inmediato y entre unos y otros, jueces y funcionarios diversos, lo empapelaron, lo encarcelaron y lo tronzaron. Nadie puso la mínima diligencia en comprobar que aquel panameño, por muy médico que fuera, no era una mula de las que a diario llegan a España procedentes de varios países latinoamericanos. Admitir los propios errores es difícil. Y la jerarquía está para eso, para disolverlos, para que no pase nada por sacudimiento general de pulgas más que por investigación de los hechos en los que se advierte dejadez y dejación y error culposo. Sigue leyendo

septiembre 13, 2011 Posted by | Miguel Sánchez-Ostiz | , , | Deja un comentario