Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

El oasis español

No es fácil entender algunas reacciones ante el descriptible éxito de las protestas sindicales del 23-F. Los mismos que sugieren a los sindicatos una huelga general, se toman a broma las manifestaciones: les parecen poco ejercicio de fuerza. Los mismos que les reprochan su luna de miel con el Gobierno, se alegran ahora del poco público que acompañó las protestas. Y los mismos que le exigen a Zapatero que rectifique su política económica celebran ahora que las concentraciones no hayan tenido capacidad para forzar esa rectificación. Ni con sindicatos anestesiados ni con sindicatos activos tienen sus penas remedio.

O quizá sea muy fácil de entender: merecen igual celebración las dificultades del Gobierno y la pérdida de fuelle sindical. Al fin y al cabo, ambas circunstancias contienen el mismo diagnóstico: la decadencia de la izquierda, desorientada en el poder y débil en la calle. Sigue leyendo

febrero 25, 2010 Posted by | Fernando Ónega | , , , , , | Deja un comentario