Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Menos partidos y más ciudadanos para la nueva sociedad del debate

Francisco Rubiales Moreno autor de La democracia secuestrada en Eusko Alkartasuna.liburuak

-¿Por qué decidió escribir este libro?
-Llevo mucho tiempo investigando sobre dos temas que me apasionan: la libertad y la democracia. Dentro de este análisis descubrí no sólo que la sociedad está enferma y cuáles son los defectos de nuestro sistema de libertad y democracia, sino también quise buscar soluciones.

-Desde que se enfrentó a esa primera página en blanco hasta que escribió la última línea, ¿cambió algo dentro de usted?
-Es muy interesante esta pregunta. Desde Séneca hasta Plinio cualquiera que entra en un proceso creativo sufre las consecuencias de ese mismo proceso. Pienso que uno siempre cambia. ¿Cuál ha sido mi cambio? A medida que iba avanzando en el análisis me quedé impresionado de la barbaridad, locura y aberración a la que han llegado los partidos políticos. Este ha sido mi primer gran descubrimiento tras un proceso totalmente racional y de análisis. Los partidos políticos se han infiltrado en la sociedad hasta lugares prohibidos por la propia democracia: asociaciones de vecinos, consumidores, etc. Han monopolizado por completo la política y eso no es bueno. Porque si no existe la sociedad civil lo que hay es una especie de dictadura camuflada, que creo que es lo que está ocurriendo en nuestra democracia. El segundo descubrimiento es que los ciudadanos han desaparecido o son una especie en extinción porque han sido expulsados de la política y además exterminados como si fuesen linces.

-¿Qué representa el ciudadano en una democracia?
-Un ciudadano en el sentido griego de la palabra, es una persona responsable, participativa, con sentido del autogobierno, con capacidad para pensar en el bien común, con capacidad de vivir en el diálogo permanente y la búsqueda de soluciones. Hoy por hoy, el gran depredador del ciudadano es el político profesional que es el que ha asumido el control y monopolio de la política y la gestión pública, cometiendo el mayor error que se puede cometer: expulsar a lo mejor que había sobre la tierra, al ciudadano responsable, que es el que debería de estar presente en la gestión del planeta. Sigue leyendo

octubre 13, 2010 Posted by | Francisco Rubiales | , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El derecho a decidir aquello que comemos

Esther Vivas en Rebelión

A menudo cuando se habla del impacto de la crisis alimentaria y de la dificultad para acceder a una alimentación sana y saludable miramos hacia los países el Sur. En la actualidad, 925 millones de personas en el mundo pasan hambre y éstas se encuentran, mayoritariamente, en países empobrecidos.

Esta circunstancia se da en un periodo histórico donde se producen más alimentos que nunca en la historia, con un aumento de la producción de un 2% en los últimos veinte años mientras que la población crece a un ritmo del 1,14%. Por lo tanto de comida hay, pero la creciente mercantilización de los alimentos ha hecho que el acceso a los mismos se convierta en prácticamente imposible para amplias capas de la población.

Pero más allá del impacto dramático de estas políticas agrícolas y alimentarias en la generación de hambre en el mundo, hay que señalar, también, sus consecuencias en el aumento del cambio climático, la deslocalización alimentaria, la creciente descampesinización del mundo rural, la pérdida de agrodiversidad, etc., especialmente en los países del Sur global, pero también aquí.

En Cataluña, por ejemplo, tan solo el 2,46% de la población activa se dedica a la agricultura y este porcentaje se reduce año tras año, a la vez que se constata un envejecimiento progresivo del sector, ya que el relevo generacional es muy escaso. Se calcula que la incorporación de jóvenes al campo es diez veces inferior al de hace siete años. Si en el 2001, 478 jóvenes se sumaron a la actividad campesina catalana; en el 2008, tan sólo lo hicieron 49, según datos del sindicato Unió de Pagesos. Sigue leyendo

septiembre 25, 2010 Posted by | Esther Vivas | , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario