Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Malos augurios

Miguel Riera en El Viejo Topo

 

Mal año, este 2010. En casi todo el mundo. No sólo por la crisis: la desigualdad ha continuado creciendo; las lacras más graves (esclavitud y tráfico de personas; trabajo infantil; violaciones masivas en África; inacabable terrorismo; etc.) permanecen impertérritas; Irak y Afganistán siguen como estaban; Israel ha proseguido con su sistemático expolio de tierra palestina; las catástrofes naturales han abundado y han ocasionado pérdidas importantes de vidas humanas, y no digamos materiales; y así podríamos continuar con un largo reguero de desgracias. Sólo faltaba, para completar el cuadro, la pérdida de prestigio de la institución que decía representar los mayores valores morales: la Iglesia Católica.

Y está la crisis, a la que no se le ve salida. En esta revista se dijo (y también en otros lugares, claro está) hace ya tres años que la crisis que se avecinaba era de sistema, y que sin cambios profundos en éste el panorama sería muy, muy negro. La crisis llegó, no a traición, como se ha dicho: era una crisis anunciada, aunque las elites dirigentes y los grandes medios de comunicación hicieran oídos sordos a las advertencias. Pero llegó, y sus responsables encontraron la manera de solventar sus propios problemas: echaron mano a la cartera de la gente, utilizando como instrumento a gobiernos dóciles y sensibles a los intereses del gran capital (ahora denominado “mercado”).

En España, como se ha repetido hasta la saciedad, a la crisis internacional se sumó la inmobiliaria. Consecuencia: más de cuatro millones de parados. Actitud del gobierno para generar nuevos puestos de trabajo: pasiva. Mucha charlatanería, eso sí, sobre un nuevo modelo productivo, pero a la hora de la verdad, reforma laboral. Una reforma que se inscribe en el marco ideológico neoliberal, y que no va a generar ni un solo puesto de trabajo. Sigue leyendo

diciembre 8, 2010 Posted by | Miguel Riera | , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario