Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Liderazgo compartido y resurgimiento nacional

Joxan Rekondo en Aberriberri

 

En el interesante debate que recientemente ha suscitado el colaborador de Aberriberri, Koldo San Sebastián, con su artículo ‘El PNV debe reunificarse cuanto antes’, se ha requerido a alguien de Hamaikabat para que opine respecto del fondo de la cuestión, sobre la necesidad de reactivar la influencia política del nacionalismo ante la sociedad vasca.

Por nuestra parte, algo ya se ha escrito sobre este tema en los últimos meses. De hecho, en los artículos ‘El ejemplo de Agirre’ y ‘Nueva cultura política y desarrollo nacional’ se encuentran, de manera explícita o implícita, muchas de las ideas que caracterizan nuestra opinión acerca de lo que podríamos definir como el resurgimiento del nacionalismo vasco, en el nuevo marco de los desafíos que plantea el siglo XXI.

Básicamente, un problema aceptado por analistas y observadores especializados es la progresiva desvinculación de la sociedad vasca de la actividad política. Este problema es, a su vez, común a las formaciones políticas en general, y presenta una incidencia específica en el nacionalismo. En los artículos citados, damos por conocidas las comunes circunstancias del desacoplamiento global entre la política y la sociedad,  y nos hemos centrado en los problemas de desgaste más propios del nacionalismo vasco, derivados de su propia actividad y decisiones y del alejamiento de la política de la propia sociedad vasca. Sigue leyendo

octubre 13, 2010 Posted by | Joxan Rekondo | , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Nueva cultura política y desarrollo nacional

Martín Beramendi y Joxean Rekondo en Diario Vasco

La nueva cultura política es un impulso de renovación y de cohesión democrática, de mayor implicación recíproca entre la ciudadanía, sus necesidades y aspiraciones sociales, y la política.

Al hablar de cultura política, queremos señalar la importancia de compartir colectivamente un fondo de valores, normas y actitudes que ayudan a cohesionar y afianzar la vida social y su integración con las instituciones públicas. Algo que compartimos o aspiramos a compartir, sin pretender una uniformidad que perjudique la sana articulación de las diferencias inherentes al pluralismo. Hemos asistido, en los últimos tiempos, a un claro declive de la cultura política que, conformada durante los largos años de resistencia y en el marco de las expectativas de la restauración democrática, ha predominado entre los grandes partidos que han pugnado por protagonizar la política de los vascos desde entonces. Una cultura sólida que, sobre la base de una potente y activa imbricación social, había legitimado -pese a las reservas de una minoría autoexcluida- las instituciones de gobierno recuperadas tras la dictadura y había confiado también en la labor de los partidos, en cuyas manos recae la responsabilidad de la gestión institucional. El desgaste de este modelo se ha debido a varias causas. Sin pretender ser exhaustivos, podríamos decir, en primer lugar, que los partidos políticos se han ido cerrando en sí mismos y les cuesta adecuar sus programas y actividades a la respuesta a unas demandas sociales en constante transformación. Y en segundo lugar, que la irrupción de prácticas administrativas dañinas para el interés público y para la relación de transparencia entre política y sociedad es también un relevante factor de la pérdida paulatina de la confianza social en la política. Sigue leyendo

agosto 9, 2010 Posted by | Joxan Rekondo, Martin Beramendi | , , , , , , , , , | 2 comentarios