Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

José Antonio Labordeta, “cascarrabias irónico”

Alonso Escalada en DNN

Así se definía y así aparecía a los ojos de muchos este cantautor, maestro, poeta, político, soñador, no de uno sino de muchos pueblos en su serie televisiva Un país en la mochila. Se podía estar en desacuerdo con él o con sus ideas, pero no se podía dejar de admirarle y hasta de quererle. Cuando cantaba parecía su voz un trueno que caía sobre los tesos de su Aragón de cielo y ladrillo o que entonaba con el caer de los cantos rodados. Pero en cada canción a son seco o con guitarra vibraba todo un pueblo y se estremecía con un latido telúrico sus raíces aragonesas. Ejerció siempre de aragonés y de libertario, de maño que podía presumir como el de la jota: “qué diría un baturrico sin la cabecica atada si teniéndola atadica, dice las cosas tan claras”.

Áspero por fuera, tierno por dentro, amigo leal de sus amigos, sincero siempre en su talante de hombre libre, toda su manera de ser y entender la vida, la cultura, el arte y la política era la del hombre que no quiso disfrazarse nunca con plumas ajenas, que no admitía ni el chalaneo ni las componendas, que cantaba las cuarenta a quien se le interponía, como lo recordamos en aquel exabrupto en el Congreso de los Diputados dirigido hacia otro diputado del PP: “¿Por qué me voy a callar aquí si he estado callado por su culpa durante 40 años, coño? A la mierda, váyase a la mierda”. Y se quedaba tan pancho recibiendo los aplausos de un sector de diputados. Sigue leyendo

octubre 1, 2010 Posted by | Alonso Escalada | , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Las guitarras de la libertad

Yolanda Veiga en El Diario Montañés

José Antonio Labordeta llegó a ver esa «tierra libre» a la que cantaban los que plantaron cara al franquismo y agitaron conciencias. ¿Qué ha sido de ellos?

Hay una imagen romántica del poeta que anota unos versos rápidos en una servilleta mientras apura el café. Y otra menos romántica, pero más real, de un muchacho en moto que esboza los primeros acordes de una canción mientras el viento le golpea la cara: ‘Al vent / la cara al vent / el cor al vent / les mans al vent… (Al viento / la cara al viento / el corazón al viento / las manos al viento…)’. Era el año 59 y Raimon (Xativa, 1940) no se hacía llamar Raimon todavía, sino Ramón Pelegero o ‘Pele’ para los amigos. Opositor ideológico al régimen de Franco, estaba lejos de imaginar que su ‘Al vent’ se convertiría en la banda sonora de la lucha antifranquista que se libraría en los años 60 y 70 con las guitarras. El cantautor valenciano fue uno de los padres de la canción protesta en España, una ‘criatura’ que alumbraron entre muchos: Paco Ibáñez, Luis Pastor, Patxi Andion, Elisa Serna, Luis Eduardo Aute, Serrat, Víctor Manuel, Lluís Llach… y también el recién desaparecido José Antonio Labordeta.
Con su muerte prematura -a los 75 años, víctima de un cáncer- se recupera la biografía de un maño universal que fue profesor, cantautor, político y todo lo que quiso. «Es un hombre íntegro, con la cabeza bien amueblada, inteligente y bueno. Cantando y componiendo no se parece a nadie, es original y no hay posible copia porque es inimitable», le aplaude Víctor Manuel. Se resiste a hablar en pasado del ‘abuelo’, como llamaban a Labordeta cuando todavía no peinaba canas. El ‘Canto a la libertad’ que entonó con voz ronca y rotunda en el año 75 (habrá un día en que todos / al levantar la vista / veremos una tierra / que ponga libertad…) alcanza estos días cifras récord de visitas en YouTube. Sigue leyendo

septiembre 26, 2010 Posted by | Yolanda Veiga | , , , | Deja un comentario