Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

¿Hacia una “Pax Barcina”?

Joseba Asiron en DNN

Los historiadores llaman Pax Romana a un periodo histórico determinado, localizable en el siglo I de nuestra era, en tiempos del emperador Octavio Augusto. Naturalmente, este periodo paz no se debió al carácter sosegado de los romanos de entonces, sino al agotamiento de sus enemigos, a su desactivación política y a su definitiva derrota militar. Tras esta breve explicación, es fácil entender el sentido del título que encabeza este escrito. Y es que todo parece indicar que, si no se ponen los medios para evitarlo, la política municipal de la vieja Iruñea se encamina a una suerte de Pax Barcina, por sometimiento o por desactivación de los colectivos que se han opuesto o se oponen aún a su política.

En esta Pax Barcina, algunos de cuyos síntomas son ya claramente reconocibles, la alcaldesa de Pamplona reinará en todo su esplendor, y la egolatría y el culto a su persona alcanzará niveles nunca antes sospechados en la ciudad. Contará con la adhesión incondicional de sus adláteres, cómo no, y algunos de sus teóricos adversarios políticos, léase PSN, se limitarán a realizar algunas tibias críticas, cuidadamente inofensivas y veniales, pensadas siempre de cara a la galería, aunque en realidad ellos mismos sean quienes sostengan con sus votos a la emperatriz, haciendo posible su penoso reinado. En cuanto al resto del arco político, en la Pax Barcina habrán sido ya neutralizados, algunos de ellos ilegalizados, o guardarán un atemorizado silencio para no ser señalados como “amigos de los terroristas”. Poder casi ilimitado y prudente ausencia de críticas marcarán este estado de gracia infinita. Sigue leyendo

Anuncios

julio 25, 2010 Posted by | Joseba Asiron | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Del plan… al contrato

Xabier Lapitz en Grupo Noticias

No somos vascos, ni siquiera ciudadanos vascos, ahora resulta que somos entes que conforman algo llamado “ciudadanía”, colectivo amorfo suma de miles de identidades, tantos como ciudadanos vagando por estas tierras, más de millón y medio, una masa que podría disolverse mañana como un azucarillo porque no existe una identidad propia que la compacte. No somos tampoco pueblo, según quienes nos gobiernan que prometen su cargo eliminando el término de su fórmula; ni somos nación, por supuesto, porque no lo autoriza el Tribunal Constitucional. ¿Qué somos entonces? Sigue leyendo

julio 13, 2010 Posted by | Xabier Lapitz | , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Orgullo… y prejuicios

Javier Vizcaíno en Público

Mordieron el polvo los flamencos karatecas y otra vez el sol no se pone en el Imperio. Con pátina de cultura extra sobre la media del columneo, lo glosaba en El Mundo el juglar de fortuna Raúl del Pozo: “Españoles en calzongas repitieron la victoria de otros españoles con cuellos de lechuguillas, con picas y lanzones, en la ciudad holandesa de Breda, contra los rebeldes vestidos de naranja”. Demasiada erudición para La Gaceta, que levantaba su copazo de sol y sombra y al amparo de una bicolor estampada bajo su mancheta bramaba: “Orgullosos de ser españoles”. Sigue leyendo

julio 13, 2010 Posted by | Javier Vizcaíno | , , , , | Deja un comentario

La pasta de ‘La Roja’

Los jugadores de la selección española de fútbol cobrarán 600.000 euros cada uno si ganan el Mundial de Sudáfrica. Una burbuja mediática y moral los protege de recortes, congelaciones y reajustes. ¿Cómo se tolera esto en plena crisis económica?, claman voces críticas, como Izquierda Unida o Cáritas. Pero lo hacen guiadas por una interpretación tramposa de la realidad, que busca eximir a los ciudadanos de su responsabilidad en lo que ocurre.

El liberalismo resulta antipático porque no garantiza a nadie ni ayudas, ni subvenciones, ni privilegios, ni monopolios, ni exclusivas. Y hoy, cuando nadie se siente responsable de su vida ni de su suerte, eso suena muy mal. Pero hay otra razón que hace al liberalismo aún más odioso: revela las contradicciones entre discurso público y conducta privada. El liberalismo coloca a todo el mundo, en términos morales y económicos, ante al espejo (En eso sí que es salvaje). Y si uno se mira en el espejo, a veces no le gusta lo que ve. Sigue leyendo

junio 5, 2010 Posted by | Pedro Ugarte | , , , , | 3 comentarios