Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Comprender la Justicia

Miguel Sánchez-Ostiz en “Y tiro por que me toca” de DNN

No es fácil, por no decir imposible. Habría que saber antes en qué consiste. Y no lo sabemos. Confundimos lo que nos gustaría que fuera, lo que nos dictan nuestros prejuicios, rencores, afanes de venganza, con lo que la administración de Justicia, del juez para abajo practica o establece, e ignoramos que su capacidad de error está tan repartida como las hemorroides o el mismo sielso entre el resto de la población. Y si lo primero es, dicho así en general, difícil de comprender, lo segundo nos confunde e irrita un día sí y otro también. Solo comprendemos de manera cabal ese embrollo cuando la Justicia nos es favorable, entonces sí, entonces creemos, apoyamos, convenimos y nos sentimos seguros, que de eso se trata, de sentirnos seguros, antes incluso de hablar de seguridad jurídica en general.

Por ejemplo, el médico panameño Juan Enoc Rodríguez Lizondro que se acaba de pasar seis meses en la cárcel acusado de tráfico de drogas porque la Guardia Civil detectó en falso que llevaba cocaína en el equipaje. Fue un error subsanable que no se subsanó porque la maquinaria judicial se puso en marcha de inmediato y entre unos y otros, jueces y funcionarios diversos, lo empapelaron, lo encarcelaron y lo tronzaron. Nadie puso la mínima diligencia en comprobar que aquel panameño, por muy médico que fuera, no era una mula de las que a diario llegan a España procedentes de varios países latinoamericanos. Admitir los propios errores es difícil. Y la jerarquía está para eso, para disolverlos, para que no pase nada por sacudimiento general de pulgas más que por investigación de los hechos en los que se advierte dejadez y dejación y error culposo. Sigue leyendo

Anuncios

septiembre 13, 2011 Posted by | Miguel Sánchez-Ostiz | , , | Deja un comentario

Justicia y memoria

Antonio Martín en La factoria (revista catalana de pensamiento social)

La mediocre Transición a la Democracia española, por unas razones u otras, estuvo llena de miedos, de silencios y de olvidos. Los unos, los de siempre, la derecha franquista, querían salir de rositas de los crímenes del franquismo, y por tanto, no querían que se hablara de los asesinatos en masa, ni de las torturas en los cuarteles de la Guardia Civil y en las dependencias policiales, no querían que se hablara de las fosas comunes, ni de los desaparecidos, ni de los niños perdidos y robados, ni de las humillaciones brutales a las mujeres “rojas”, ni de las farsas de juicios de los Tribunales represores, ni del TOP, ni de los torturadores , ni de los jueces y fiscales al servicio de la Dictadura fascista. Y para ello sacaron la Ley de Amnistía, un engaño a la sociedad española., una ley de impunidad. Los otros, la izquierda, fueron llevados al pacto de silencio, “agradecidos” y engañados por esa Ley de Amnistía y temerosos de los ruidos de sables. En consecuencia, pensaron que ahora no tocaba pedir responsabilidades, que ya habría tiempo y que era mejor hablar del futuro, “no abrir heridas”, no molestar a los policías, a los jueces represores, a la Guardia Civil, a los militares. Y fue pasando el tiempo y los años, y nunca era el momento de honrar a los que habían dado sus vidas por la libertad y la democracia, a los que habían pasado años en las cárceles, a los exiliados, a los desaparecidos, a los guerrilleros, a las mujeres. Y además estaban bien asentados como políticos “profesionales” dentro de unas siglas de partidos de izquierda.

Así pues, durante la Transición, no hubo un proceso de justicia transicional basada en el Derecho Penal Internacional por los gravísimos crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra o violaciones de DD.HH. que comprendiera Verdad, Justicia y Reparación a las victimas, las principales olvidadas, como se había hecho en otros países. No se realizó ningún tipo de depuración ni en el ejército, ni en la policía, ni mucho menos en la judicatura ni en la fiscalía. Sigue leyendo

noviembre 19, 2010 Posted by | Antonio Martín | , , , , | Deja un comentario

JULIO DE IMPUNIDAD

AHAZTUAK 1936-1977

Algunos dicen que somos locos / porque soñamos siempre lo mismo / palabras necias, oídos sordos / más vale locos que mal nacidos” nos canta desde su alegato musical de dignidad y conciencia la argentina Teresa Parodi y nosotros, en estos días cercanos a otro 18 de Julio, optamos -frente a tanto malnacido emboscado tras una supuesta cordura- por seguir soñando, y más aún, intentando convertir en realidad los parámetros siempre postergados de Verdad, de Reparación y de Justicia en toda su integridad y en todo su alcance para todas las victimas del golpe militar contra la legalidad democrática de la II República que se produjo hace setenta y cuatro años, para todas las victimas del régimen fascista que ese golpe instauró y que se prolongó formalmente durante cuarenta años. Como cualquier otra opción la nuestra parte de una reflexión que creemos que tiene una meridiana claridad y se sustenta en diferentes componentes, algunos de los cuales reflejaremos hoy aqui, a trazo grueso por evidente limitación de espacio pero esperando abundar sobre ellos proximamente. Sigue leyendo

agosto 14, 2010 Posted by | Ahaztuak 1936-1977 | , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Bloody miércoles

Ignacio Escolar


El 30 de enero de 1972 el ejército británico abrió fuego contra un grupo de manifestantes católicos en Derry, en el Ulster; 14 muertos, 15 heridos graves. Fue un acto que “ni estaba justificado ni es justificable”, en recientes palabras de David Cameron. “Nunca debería haber ocurrido”, subrayó hace dos días el nuevo premier británico. Pero no quiero hablar sólo de ese domingo sangriento sino también de otro día, cuatro años después; un miércoles de sangre. El 3 de marzo de 1976 la policía ametralló en Vitoria a un grupo de obreros en huelga que se habían refugiado en la iglesia de San Francisco para celebrar una asamblea de trabajadores. Fueron desalojados a tiros y a culatazos, con el permiso expreso de la cadena de mando. Murieron cinco obreros y más de cien resultaron heridos, muchos de ellos de bala. Sigue leyendo

junio 17, 2010 Posted by | Uncategorized | , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Tres dianas en Garzón

La cacería contra el juez Garzón disfrazada de procedimiento legal persigue tres objetivos relacionados entre sí pero de muy distinto alcance.

El de menos, a fuer de sabido y tradicional, es que se trate de la acostumbrada exhibición del pecado nacional de la envidia. Cuanto más independiente, auténtico, original o brillante sea alguien, más se empeñará la caterva de mediocres –empezando por los de su oficio– en silenciarlo y acabarlo. Gentes sin el menor relieve profesional o humano recurrirán a triquiñuelas de rábula en un procedimiento por razón de la persona a ver si acaban con quien, teniendo sus defectos, como todo ser humano, ha mostrado una audacia, integridad, agudeza de juicio y sentido de la justicia que se celebran allende pero no aquende las fronteras. Sigue leyendo

febrero 25, 2010 Posted by | Ramón Cotarelo | , , , , , , | Deja un comentario

Jueces lucero.

Los ciudadanos deben confiar en la ley más que en los jueces. Sin duda alguna, cuando la ley se pone en manos de un juez, y se le otorga independencia para interpretarla, la sociedad asume también un acto de confianza en la dignidad individual. A un ciudadano se le confiere el poder de decidir. Todo un gesto de confianza en el ser humano y en su capacidad de justicia. Uno de nosotros es quien decide.

Aunque, claro está, como ya nos conocemos a nosotros mismos, la razón última de nuestra confianza descansa en la ley y en sus garantías. Las decisiones imprevisibles de un individuo puesto a juzgar pueden ser recurridas en instancias superiores. Sigue leyendo

diciembre 26, 2009 Posted by | Luis García Montero | , , , , | Deja un comentario