Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Y el contaminado era Rubalcaba

Ramón Sola en Gara

Mientras PSOE, PNV o Aralar han mostrado su temor creciente al escenario Rubalcaba, paradójicamente el afectado, Bildu, ha aparecido tranquilo. Esa unidad de acción tiene todo el futuro por delante, mientras el resto quema sus cartuchos, y lo revela con la juventud de sus candidaturas.

Los prolegómenos de la decisión judicial han dejado dos contrasentidos. En Euskal Herria sólo el PP ha aplaudido el afán de Rubalcaba de tumbar a Bildu; el resto, incluidos cargos del PSE, han maniobrado para no verse salpicados. Y es precisamente la nueva coalición la que ha cogido la bandera de la democracia, la regeneración y el futuro. Son dos caras de la misma moneda: la mayoría social vasca va en esta dirección.

En una semana en la que tanto se ha hablado de «contaminación», resulta curioso comprobar cómo al final del debate había alguien de quien todo el mundo quería alejarse como de la peste en Euskal Herria. Y no precisamente Bildu ni sus candidatos, sino el tándem Zapatero-Rubalcaba, perpetrador de una jugada de alto riesgo.

La decisión de la Sala del 61 del Supremo no cambia sustancialmente esta conclusión. En la ciega acometida contra Bildu sehan saltado todas las barreras del atropello de derechos y se han encendido las últimas luces rojas en los partidos que hasta ahora se venían limitando a encogerse de hombros ante los sucesivos vetos electorales.

Empezando por el PSOE, sus representantes en Euskal Herria han corrido a tratar a ponerse a cobijo del hongo atómico creado por el Gobierno español. Basta con ver la evolución de las declaraciones. Hace un par de semanas, cuando el Ejecutivo decidió impugnar a Bildu, durante algunos días todos los dirigentes del PSE -incluido, por ejemplo, Odón Elorza- alineron su discurso para afirmar que efectivamente Bildu no era trigo limpio. Con los días, en cambio, se les han abierto los ojos: a ello ha contribuido la constatación de que Fiscalía y Abogacía han arrasado con todo, y seguramente también el reconocimiento público de Rubalcaba de que, en el fondo, sólo quiere ganar tiempo. Sigue leyendo

mayo 4, 2011 Posted by | Ramón Sola | , , , , , , , , | Deja un comentario