Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Felipe González en Colombia

Jose Ignacio Lacasta-Zabalza en DNN

Hace bien poco Felipe González nos dejó pasmados con su descaro sobre la posibilidad de haber atentado contra la cúpula de ETA, haber asesinado a todos sus miembros y tener dudas todavía hoy sobre si hizo bien al no dar el visto bueno para esa operación. Así que cometer delitos como los de los terroristas, equipararse a ellos, emplear sus mismos sangrientos métodos (no el detenerlos ni ponerlos a disposición de la justicia), no le parece mal a Felipe González. Dice creer que con ello -con el atentado- se hubieran salvado muchas vidas.

Esto es un puro despropósito, porque si algo sabemos en Euskal Herria es la capacidad de ETA para reproducirse con un simple programa: el fanatismo de las pistolas y el territorio, el dichoso mapa de Luis Luciano Bonaparte, el añejo zazpiak bat, al que se le otorga la palabra sin contar con las mujeres y hombres de carne y hueso que vivimos encima de esa cartografía. Así que, muertos unos dirigentes etarras, hubieran venido otros con total seguridad y su mismo obtuso programa de bomba y topografía decimonónica. Además, Ernesto Ekaizer ha asegurado que el viejo CESID (los servicios secretos de entonces y hoy CNI) ya desechó una operación similar a la recordada por Felipe González.

Lo dicho por Felipe González nos suena, desde aquí, a fantasmada (en el lenguaje popular cotidiano). Pero la ética nada imaginada que lo respalda es espeluznante: el fin justifica los medios (exactamente lo mismo que ETA), junto al aval dado a la aplicación de la pena de muerte en un sistema constitucional que la ha abolido hasta del ámbito militar, la razón de Estado por encima de todo y la demagogia, abundante demagogia. Sigue leyendo

noviembre 19, 2010 Posted by | José Ignacio Lacasta-Zabalza | , , , | Deja un comentario