Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Agendas distintas

Alberto Ayala en El Correo

ETA y Batasuna marcan una precampaña en la que sólo se habla de gestión, y poco, en Álava y Vizcaya

Faltan 139 días para que nuestros representantes públicos municipales (alcaldes y concejales) y forales (diputados generales y junteros) se sometan al veredicto de los ciudadanos en las urnas. El 22 de mayo será el momento de premiar una buena gestión -o una constructiva labor de oposición-, y de castigar lo contrario. Pues bien, a poco más de cuatro meses para la cita, ETA y la izquierda abertzale ilegalizada han conseguido, una vez más, marcar en gran medida el debate político. De gestión, de decisiones y proyectos tangibles, apenas se habla. Y sólo en Álava y Vizcaya. En Guipúzcoa, salvo contadas excepciones, ni eso.
El lehendakari, Patxi López, anunció que uno de los objetivos de su Gobierno del cambio, avalado por el PP, era lograr que el día a día en Euskadi dejara de girar en torno al debate identitario, para hacerlo sobre los problemas que realmente ocupan a los ciudadanos. En el último Pleno parlamentario de política general volvió a dejar claro que su estilo de gobernar no pasa por tratar de sacar cíclicamente conejos de la chistera, sino por volcarse en la gestión. Sigue leyendo

enero 3, 2011 Posted by | Alberto Ayala | , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El gran timo de la crisis

Rosa María Artal en Attac España

 

Hay una vil estafa de la que apenas se está hablando: cómo los desaprensivos de siempre -a todos los niveles- están utilizando la excusa de la crisis para rebajar sueldos y derechos, y aumentar precios al mismo tiempo.

Si ha disminuido en el consumo se podría entender que los comercios mermaran personal o salarios, pero lo están haciendo igual prósperas empresas industriales y de servicios. Los mileuristas, cuya existencia mayoritaria asombraba a los países europeos de nuestro nivel, ya casi son un lujo: ahora se pagan 600,700,800 euros. Con suerte. Son utilizadas argucias como reducir parcialmente la jornada pero exigir la misma producción. Es decir, dar menor remuneración por el mismo trabajo. O despedir y contratar a la misma persona por horas y sin derechos.

Muchos empresarios –privados y públicos- han sacado el látigo del destajo, reduciendo empleos y obligando a quienes quedan a realizar el de los que faltan. La falta de productividad española tiene causas mucho más serias que la supuesta pereza de los trabajadores. Nuestro ejemplar empresariado adolece de falta de organización y de demasiadas reuniones y comidas que, por tanto, inciden doblemente en el asalariado que ahora realiza un trabajo doble.

Otra novedad actual es trabajar gratis. Como lo oís. No quizás en un horario, pero sí por labor. Se está extendiendo como el aceite. Sigue leyendo

noviembre 28, 2010 Posted by | Rosa María Artal | , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario