Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

¿Se apaga la luz en la casa de Kagame?

Ramón Arozarena en DNN

La campaña electoral para las elecciones presidenciales en Ruanda comenzó oficialmente el 20 de julio. El presidente en funciones, Paul Kagame, viaja por todo el país y está omnipresente en todos los medios de comunicación para proclamar sus méritos y, sobre todo, para explicar que no existe alternativa. Efectivamente, tiene razón. Los partidos que deseaban enfrentarse a él no han sido legalizados. El régimen ha utilizado su control de la prensa para diabolizar a los adversarios. Los líderes, cuadros y militantes de la oposición han sido sometidos a presiones verbales y físicas y han sido acusados de divisionismo y de difusión de la ideología genocida. Estas categorías están definidas vagamente en la ley y son utilizadas para eliminar a cualquier persona que no comparte la lectura oficial de la historia reciente o que no suscribe la política del régimen. El resultado es que la oposición no ha podido inscribir a sus candidatos. Kagame será elegido sin tener enfrente a adversarios reales ya que los candidatos que han podido inscribirse pertenecen a partidos satélites del FPR del presidente, con el único objetivo de crear la impresión de que Ruanda tiene de verdad un sistema multipartidista.

Cabe señalar que el lanzamiento de la campaña electoral del presidente saliente comenzó sin embargo el 19 de junio en Joanesburgo, donde el general ruandés Faustin Kayumba, antiguo jefe de estado mayor del Ejército, fue tiroteado. Este militar había sido apartado de la política interior por Kagame y enviado como embajador a la India. En desacuerdo con el régimen, huyó a Sudáfrica, donde se unió a otro general, Patrick Karegeya, en su día jefe de los servicios secretos y director del Congo Desk, órgano a través del cual la cúpula militar ruandesa coordinó la ocupación y el pillaje de los recursos naturales del Congo. Sigue leyendo

agosto 16, 2010 Posted by | Ramón Arozarena | , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario