Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Una lógica sin oponente

Julio Anguita en Rebelión

En la década de los noventa y en plena fabulación europeísta, economistas españoles instalados en el status explicaban sin equívocos que el Tratado de Mäastricht con sus límites al déficit, era una auténtica reforma constitucional por la vía de los hechos y al margen del Parlamento. Es más, se llegó a decir que el sistema de Seguridad Social “no debía ser demasiado generoso… Otra cosa es lo que diga la Constitución (que, en todo caso, no es un modelo de racionalidad económica)”.

Quince años después Sarkozy pretende una reforma que incorpore a su constitución la obligatoriedad de impedir el déficit; Obama ha declarado algo parecido; Rajoy lo ha planteado sin ambages y el Gobierno español se aplica a ello con diligencia dejando a la Constitución de 1978 hecha unos zorros en materia de Derechos Fundamentales. Sigue leyendo

julio 17, 2010 Posted by | Julio Anguita | , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Otra vez la Audiencia Nacional

Resulta público y notorio que todavía subsisten rescoldos de la situación de precariedad que viene sufriendo el Estado de Derecho y la separación de poderes en el contexto español. Uno de los ejemplos palpables a este respecto sigue siendo el papel de la Audiencia Nacional (heredera del infausto Tribunal de Orden Público franquista) en distintos procesos, muchos de los cuales no dejan de representar actuaciones procesales y judiciales de marcado carácter político, como la última sentencia de prisión y 16 años de inhabilitación política contra Arnaldo Otegi.

Este uso desproporcionado y, en ocasiones, político, de la Audiencia Nacional vuelve a poner de manifiesto la precariedad y la subversión del Derecho vigente, allí donde la separación de poderes rompe con sus garantías constitucionales para que el poder se ejerza de forma omnímoda y sin sometimiento a la propia Constitución y a su régimen de garantías. En este caso, además, todo apunta a una doble motivación política: resucitar abiertamente un delito de opinión incompatible con la misma democracia y evitar que Otegi pueda dedicar sus energías a la acción política y presumiblemente frustrar de este modo una posible vuelta a la política de la ilegalizada Batasuna, algo que la adhesión incondicional a los principios del senador Mitchell parece augurar. Sigue leyendo

marzo 9, 2010 Posted by | Joxerramon Bengoetxea | , , , , , , , , , , , | Deja un comentario