Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Barack Obama, ¿en la mitad del camino o al filo del precipicio?

Txente Rekondo en Gara

El autor reflexiona sobre el camino que le resta recorrer a Barack Obama, cuando el incumplimiento de sus promesas electorales le están pasando una importante factura, y las perspectivas que se abren, tanto para demócratas como republicanos, de cara a las presidenciales de 2012.

Cuando se cumple la mitad del mandato del actual presidente norteamericano, las encuestas reflejan un retroceso en la popularidad de Barack Obama. El contexto de la política institucional en EEUU refleja también un revés para los intereses del Partido Demócrata, y tanto esta formación como su rival, el Partido Republicano, han comenzado a sacar cuentas de cara a la campaña de las próximas primarias de 2012, de las que saldrán los candidatos de ambos partidos a la Presidencia de EEUU, carrera electoral que concluirá a finales de ese mismo año.

Tras el batacazo demócrata en las elecciones de medio mandato, que ha significado la pérdida del control demócrata en la Cámara de Representantes y una pérdida de su poder en Senado; con una elevada tasa de desempleo; después de la crisis del vertido de petróleo en el Golfo de México, y con divergencias en el seno del Partido Demócrata, los dos años que le restan de mandato a Obama no se presentan como una camino de rosas.

No obstante, y a pesar de todos los obstáculos que debe afrontar, de momento es el candidato mejor situado en su partido para presentarse a la reelección, ya que es demasiado pronto (como ya ocurrió en anteriores campañas presidenciales) para que los posibles rivales demócratas se postulen públicamente, y algo parecido puede estar ocurriendo en las filas republicanas. Sigue leyendo

enero 11, 2011 Posted by | Txente Rekondo | , , , , , , , , , | Deja un comentario

La izquierda sonrojada

Jordi Barbeta en La Vanguardia

 

El ciclo socialista arranca por la izquierda, se modera antes de las elecciones y se derechiza en el poder hasta que lo pierde

Ed Miliband ha conquistado el liderazgo laborista gracias al respaldo de los sindicatos, según señalan los observadores británicos, pero lo primero que ha hecho Ed el Rojo, una vez elegido, ha sido renegar de las trade-unions en plan si te he visto no me acuerdo. Una cosa es ganar en el partido, otra ganar las elecciones y otra muy distinta gobernar. Los partidos socialdemócratas europeos suelen fijar una estrategia izquierdista en sus congresos, se moderan luego para ganar las elecciones, se derechizan cuando ejercen el poder, lo pierden a continuación, y vuelta a empezar. La gente de izquierdas de buena fe se sonroja y con razón. Padece una condena parecida a la de Sísifo, que sudaba la gota gorda subiendo una piedra enorme a una montaña y siempre, justo antes de llegar a la cima, la piedra rodaba hacia abajo y tenía que volver a empezar y a empujar.

El ciclo se repite en el tiempo y en el espacio. Los laboristas se eternizaron en la oposición durante 18 largos años desde que Margaret Thatcher venció al izquierdista James Callaghan, y sólo volvieron al poder cuando presentaron un líder tan moderado como Tony Blair, que enseguida hizo migas con George Bush y José María Aznar. En Francia, el último socialista que cantó victoria fue Lionel Jospin tras una campaña basada en la “apertura al centro”. Privatizó hasta la Air France, y perdió cuando, sonrojado, impuso las 35 horas semanales. Sigue leyendo

octubre 10, 2010 Posted by | Jordi Barbeta | , , , | Deja un comentario