Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Una persona, un millar de votos. La clientecracia

Sixto Jiménez en Ekoberri

En la economía de mercado en que estamos inmersos, cada producto o servicio comprado es un voto.

Ese voto contribuye a decidir qué empresa sobrevivirá a la crisis: la de aquí o la de allá, la multinacional o la pyme, la que hace publicidad alienante o la que trata de transmitir valores, etc.

La creciente sensibilidad empresarial a la responsabilidad social corporativa es la respuesta al hecho de que los votos de los consumidores eluden, en alguna medida, las ofertas de empresas con mala imagen o favorecen a los que demuestran estar en sintonía con los valores de la sociedad-mercado a cuya demanda apelan.

Nuestras decisiones de compra son mucho más eficaces para producir cambio social que los votos políticos. La presión del mercado es más disuasoria de malas conductas que las propias leyes en muchos casos. La ley puede hacer poco para promover buenas conductas proactivas como las que están implementándose en los programas de RSC (responsabilidad social corporativa). De hecho, está comprobado que el nivel de dureza de las leyes no guarda relación con la frecuencia de hechos criminales en una sociedad, aunque, lamentablemente, sí con el nivel de publicidad de tales hechos por la rentabilidad del morbo que suscitan y la consecuente alarma social. Sigue leyendo

diciembre 27, 2010 Posted by | Sixto Jiménez | , , , , , , | Deja un comentario