Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Interpretando la filtración de Wikileaks

Marcos Roitman Rosenmann en La Jornada

Algo huele a podrido. El contenido de los documentos redactados por funcionarios de las embajadas de Estados Unidos en plazas en el mundo no puede dejarnos indiferentes. En primer lugar podemos constatar el bajo perfil y la mediocridad de quienes redactaban dichos memorandos. Ahora bien, la ingenuidad política no existe. Por este motivo cabe preguntarse, sin ánimo de incordiar: ¿cuál ha sido la razón por la cual Wikileaks dio la exclusiva a cinco empresas privadas de la comunicación? Lo que en principio debía ser acto de democracia informativa se transforma en un show mediático. Cuesta digerir la decisión de Wikileaks, más aún cuando los cinco medios elegidos: Le Monde, The Guardian, The New York Times, Der Spiegel y El País, optaron por actuar al unísono y poner en conocimiento del Departamento de Estado estadunidense su contenido, antes de lanzarlo al público. Así comienza la adulteración. ¿Tal vez Wikileaks pensó en proteger a los informantes y de paso evitar un linchamiento a sus principales directivos? Un quid pro quo. En cualquier caso, en medio de las campañas para desprestigiar, silenciar, ahogar económicamente y pedir la cabeza de Julian Assange, fundador y editor jefe de Wikileaks, lo cierto es que son cinco trasnacionales de la comunicación las encargadas de seleccionar los documentos que salen a la luz pública. Como si se tratara de una telenovela, cada entrega desvela protagonistas cuyas miserias, fantasmas e interioridades no dejan de impresionarnos. Así, se descubren dirigentes megalómanos con delirios de persecución, siempre pidiendo a Estados Unidos que solucione sus problemas y ponga orden en el mundo, y de paso les dé una manita para seguir con sus reaccionarias políticas domésticas. Pocos se escapan. En países europeos, asiáticos, latinoamericanos y africanos emergen los perritos falderos. México, Colombia, Arabia Saudita, Pakistán, España o Italia. Pero lo dicho no es una sorpresa, forma parte del seguidismo de dirigentes de poca talla política e intelectual que hoy gobiernan el mundo, productos del marketing electoral y cuyos méritos consisten en plegarse a los designios de las trasnacionales y el capital financiero. Seguir leyendo

diciembre 16, 2010 Posted by | Marcos Roitman | , , , , , , | Deja un comentario