Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Tragedia nacional

Jurdan Arretxe en su blog

Cuando parecía que estábamos sumidos en la inmunda depresión del mal ostracismo y lo que es peor, sin visos de remontar, apareció ella: “Desconozco el caso GAL porque ocurrió cuando era pequeñita”. Se quedó tan ancha que, sin moverse, llegó de Villaviciosa de Odón (Elorza no, algún otro) hasta Mejorada del Campo. Esta hija de la Logse, el Bup, el R2D2 o la Estación Espacial Internacional -por culpa de los cambios en Educación provocados por gente como ella desde Villar Palasí no sabemos quiénes son nuestros padres-, decía que esta hija de lo que sea la ha vuelto a liar cuando nos dirigíamos a un tranquilo final de septiembre en crisis, aunque hubiera medios empeñados, desde programas que se llaman Sálvame y Sálvame Deluxe -jodó, petaca-, en lanzar la carrera política (oficial) del fenómeno-sociológico-de-la-princesa-del-pueblo (ríete, Peñafiel, de Letizia) o aunque el Madrid no acabara de carburar. La rubia vuelve a ser ejemplo de la incompetencia pública, el premio máximo y la desvergüenza irónica de lo que ocurre a su alrededor. Este tipo de gente -porque esta rubia no está sola: otros muchos (políticos en su democrática mayoría), con la vena de la solidaridad inflada, se apuntan a la supina Cofradía Pajina- es la verdadera tragedia nacional. No millones de jóvenes que si no fuera por sus padres, estarían en la calle pese a sí saber -algunos, pocos- quiénes son Amedo, Vera, Barrionuevo, García Damborenea, Galindo o el mismísimo señor X -que sí, que saben hasta quién es el señor X-. La tragedia nacional no es que esta gente que cometió el error de ser “pequeñita” -enfermedad recomendable y perdonable que se arregla con el paso del tiempo, o debería- no tenga ni puta idea de cuatro claves necesarias para andar por casa. El problema, la tragedia nacional de la mentalidad es que se jactan de ello, aunque digan que lo hacen en clave irónica. “Forma de ser, forma de sentir”, en eslógan turístico. Y así va España, cuando la ignorancia en lugar de sonrojo produce orgullo y despreocupación. Sigue leyendo

octubre 8, 2010 Posted by | Jurdan Arretxe | , , , , , , , , | Deja un comentario