Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Falacias y malos humos

Jose Luis Salgado en Mi patria en mis zapatos

Aunque no sea una cosa de la que me sienta orgulloso, debo confesar que soy un fumador de largo recorrido. Paradójicamente, fui el último de mis amigos en empezar con el nefasto vicio y ahora soy el único que sigue enganchado a la nicotina (y a aquellas otras sustancias que le añaden al tabaco los fabricantes de cigarrillos). La polémica Ley Antitabaco aprobada por el gobierno de José Luis Rodriguez Zapatero ha puesto fin a una época, a una forma de entender la vida y sobre todo, el ocio.

Siempre he procurado ser un fumador respetuoso con los no fumadores y me alegro de que la lógica se haya ido imponiendo a lo largo de los años. Aun recuerdo la atmósfera cargada de humo de Ducados y el cenicero de colillas cuando de crío acudía a la consulta del pediatra en el Ambulatorio de Eibar. Se fumaba en ambulatorios, hospitales, cines, autobuses o centros de trabajo. Y nadie se quejaba, eran otros tiempos.

Empece a fumar en la Universidad y fumábamos tranquilamente en clase. Aún recuerdo aquellas multitudinarias asambleas de estudiantes en el hall del edificio antiguo de la Facultad de Periodismo de Leioa, con una gran humareda de tabaco suspendida sobre unos jóvenes que querían cambiar el mundo. Y que decir del año perdido en el Servicio Militar: un año en el que no se hacía otra cosa que fumar y beber, tanto en el cuartel como fuera de él. Sigue leyendo

Anuncios

enero 11, 2011 Posted by | Jose Luis Salgado | , , , , , | 1 comentario