Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Felipe González en Colombia

Jose Ignacio Lacasta-Zabalza en DNN

Hace bien poco Felipe González nos dejó pasmados con su descaro sobre la posibilidad de haber atentado contra la cúpula de ETA, haber asesinado a todos sus miembros y tener dudas todavía hoy sobre si hizo bien al no dar el visto bueno para esa operación. Así que cometer delitos como los de los terroristas, equipararse a ellos, emplear sus mismos sangrientos métodos (no el detenerlos ni ponerlos a disposición de la justicia), no le parece mal a Felipe González. Dice creer que con ello -con el atentado- se hubieran salvado muchas vidas.

Esto es un puro despropósito, porque si algo sabemos en Euskal Herria es la capacidad de ETA para reproducirse con un simple programa: el fanatismo de las pistolas y el territorio, el dichoso mapa de Luis Luciano Bonaparte, el añejo zazpiak bat, al que se le otorga la palabra sin contar con las mujeres y hombres de carne y hueso que vivimos encima de esa cartografía. Así que, muertos unos dirigentes etarras, hubieran venido otros con total seguridad y su mismo obtuso programa de bomba y topografía decimonónica. Además, Ernesto Ekaizer ha asegurado que el viejo CESID (los servicios secretos de entonces y hoy CNI) ya desechó una operación similar a la recordada por Felipe González.

Lo dicho por Felipe González nos suena, desde aquí, a fantasmada (en el lenguaje popular cotidiano). Pero la ética nada imaginada que lo respalda es espeluznante: el fin justifica los medios (exactamente lo mismo que ETA), junto al aval dado a la aplicación de la pena de muerte en un sistema constitucional que la ha abolido hasta del ámbito militar, la razón de Estado por encima de todo y la demagogia, abundante demagogia. Seguir leyendo

noviembre 19, 2010 Posted by | José Ignacio Lacasta-Zabalza | , , , | Deja un comentario

Ni natural ni moderno

José Ignacio Lacasta-Zabalza

El liberalismo, el ideario histórico que defiende las libertades públicas y privadas, es una gran doctrina democrática a la que pertenecen desde John Stuart Mill y su defensa de las mujeres hasta el republicano español Manuel Azaña. El liberalismo de hoy, el que solamente exige libertad para eso que eufemísticamente se llama “los mercados”, es decir, la especulación internacional y sus asociados bancos, el capital de la bolsa de New York y la City londinense, desligado de la producción, es algo perjudicial para toda la humanidad.

Así que el llamado neoliberalismo nada tiene que ver con la libertad de los seres humanos y sí con las nuevas formas de dictadura económica sobre la política a escala mundial. En un mundo en el que ni siquiera Barack Obama sabe dónde está la autonomía gubernamental y política con respecto a los centros financieros de decisión económica y sus correspondientes grupos de presión. Seguir leyendo

junio 16, 2010 Posted by | José Ignacio Lacasta-Zabalza | , , , , | Deja un comentario