Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Productividad, salarios y euro

Jordi Sevilla en El Mundo

El euro fue el precio que Alemania estuvo dispuesta a pagar a cambio de conseguir su unidad nacional. Enfrentado a la posibilidad histórica de aprovechar la caída del muro para recuperar una Alemania unida, el canciller Kohl hizo un gesto europeísta que compensara los temores que la Gran Alemania suscitaba entre los principales países comunitarios. Eso sí, puso a todo el Tratado de Maastricht, la impronta antiinflacionista que caracteriza a los alemanes desde la dramática experiencia de Weimar, aceptando compartir soberanía monetaria como un paso adicional en el proceso comunitario de integración económica mediante un doble movimiento: Alemania se fortalecía con la unificación y, a la vez, se diluía en el seno del euro, aunque no como uno más.

Veinte años mas tarde, el euro cuelga de Alemania y ésta se encuentra en disposición de imponer condiciones a quienes considera países indisciplinados a cambio de su apoyo frente a los ataques de unos mercados financieros que, casualmente, no son ajenos a los intereses de la propia Alemania. El mensaje de Merkel no puede ser mas claro: si queréis que ampliemos el Fondo de Rescate y que se flexibilice su intervención en defensa de la financiación de vuestra deuda, tenéis que aceptar el Pacto de Competitividad, que resume, en seis propuestas muy desiguales, las actuales obsesiones alemanas. Sigue leyendo

marzo 8, 2011 Posted by | Jordi Sevilla | , , , , , , , , | Deja un comentario