Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Justicia y memoria

Antonio Martín en La factoria (revista catalana de pensamiento social)

La mediocre Transición a la Democracia española, por unas razones u otras, estuvo llena de miedos, de silencios y de olvidos. Los unos, los de siempre, la derecha franquista, querían salir de rositas de los crímenes del franquismo, y por tanto, no querían que se hablara de los asesinatos en masa, ni de las torturas en los cuarteles de la Guardia Civil y en las dependencias policiales, no querían que se hablara de las fosas comunes, ni de los desaparecidos, ni de los niños perdidos y robados, ni de las humillaciones brutales a las mujeres “rojas”, ni de las farsas de juicios de los Tribunales represores, ni del TOP, ni de los torturadores , ni de los jueces y fiscales al servicio de la Dictadura fascista. Y para ello sacaron la Ley de Amnistía, un engaño a la sociedad española., una ley de impunidad. Los otros, la izquierda, fueron llevados al pacto de silencio, “agradecidos” y engañados por esa Ley de Amnistía y temerosos de los ruidos de sables. En consecuencia, pensaron que ahora no tocaba pedir responsabilidades, que ya habría tiempo y que era mejor hablar del futuro, “no abrir heridas”, no molestar a los policías, a los jueces represores, a la Guardia Civil, a los militares. Y fue pasando el tiempo y los años, y nunca era el momento de honrar a los que habían dado sus vidas por la libertad y la democracia, a los que habían pasado años en las cárceles, a los exiliados, a los desaparecidos, a los guerrilleros, a las mujeres. Y además estaban bien asentados como políticos “profesionales” dentro de unas siglas de partidos de izquierda.

Así pues, durante la Transición, no hubo un proceso de justicia transicional basada en el Derecho Penal Internacional por los gravísimos crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra o violaciones de DD.HH. que comprendiera Verdad, Justicia y Reparación a las victimas, las principales olvidadas, como se había hecho en otros países. No se realizó ningún tipo de depuración ni en el ejército, ni en la policía, ni mucho menos en la judicatura ni en la fiscalía. Sigue leyendo

noviembre 19, 2010 Posted by | Antonio Martín | , , , , | Deja un comentario