Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Rubajoy on the rocks

Francesc-Marc Álvaro en La Vanguardia

Miro a Rubalcaba y miro a Rajoy y, como catalán y europeo, sólo veo un personaje: Rubajoy

 

El tío Baixamar –cigarrillo en la boca y manos en los bolsillos– considera que hacer votar el 20 de noviembre es un chiste de película de Berlanga, una ocurrencia de cínicos o de imbéciles, o de ambas cosas a la vez. Le doy la razón, claro. Mi amigo lo resume muy bien: “No me fío del uno ni del otro; Rajoy parece feliz de tener el poder al alcance de la mano; cuando todo estalla, eso no es normal. Y Rubalcaba va de listo perdonavidas, como si él no fuera también responsable de los líos del Zapatero”. El tío Baixamar pide una cerveza y exclama: “¡Joder, chico, qué aburrimiento!”.

Indudablemente lúcido, el viejo pescador con quien cada verano le damos a la sin hueso pone el dedo en la llaga: aburrimiento. Fatiga, cansancio, abulia ante unas figuras políticas que se postulan para salvar España del caos pero que, en realidad, dan tanta confianza a la gente como Millet en funciones de tesorero de un festival solidario contra el hambre. Eso sí, todos se ríen. Los del PP se ríen porque el de la Moncloa se ha rendido y los del PSOE se ríen porque han elegido el 20-N, que piensan que es la jugada maestra, pobrecitos. Como si intentar gobernar hoy fuera para reír. Qué nivelazo, señoras y señores. El problema (o el drama, o la suerte, o la murga, como quieran) es que los catalanes –como apuntaba ayer el director de este diario, a quien el tío Baixamar cada verano pasea en su barca– tenemos la llave de la mayoría absoluta de esta partida. Y esto nos pone en el centro de todas las triquiñuelas que preparan los estrategas de uno y otro bando. Miro a Rubalcaba y miro a Rajoy y, como catalán y europeo que espera más batacazos, sólo veo un personaje: Rubajoy, quintaesencia de una manera de hacer que oscila entre el oportunismo y el desprecio, entre el ataque frontal y el timo. Para la sociedad catalana, lo sustancial es que Rubajoy tenga que negociar para sacar adelante sus políticas, de lo contrario será mejor que nos pongamos el casco. Ya oigo las voces de siempre: “No, el PSOE no es como el PP, uno dio luz verde al Estatut mientras el otro lo llevó al TC”, y bla, bla, bla. Es cierto: socialistas y populares no son iguales, pero son equivalentes en cuanto a proyecto histórico. En tanto que marcas del nacionalismo español, ambas pretenden poner fin a lo que ven como “anomalía catalana”. Es su noble ideal. Las diferencias son de orden metodológico, de tono, de ritmo, y con variaciones en la administración del palo y la zanahoria. Con Rubajoy como cabeza de cartel ya no hay misterio, quien se engaña es porque quiere. Celebremos esta claridad y que dure. Servidor regresa de vacaciones y se encuentra con este espectáculo sensacional. ¿Se puede pedir más?

Cuando llega la hora de la brisa y del paseo, el tío Baixamar me acepta un gin-tonic. “Este Rubajoy –afirma alzando el vaso– nos dará momentos de gloria, me apuesto un botellín”.

agosto 1, 2011 - Posted by | Francesc-Marc Álvaro | ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: