Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Menuda farsa

Miguel Sánchez-Ostiz en DNN

Estaba cantado que vamos a hablar y a oír hablar mucho de Sortu, el nuevo partido de la izquierda abertzale, antes, durante y después de las elecciones. Es el tema político del día; como Egipto, igual. De hecho reúne a tantos especialistas como Mubarak y los personajes salidos de la sombra y la lejanía, que el público más entregado trata como si estuviera almorzando con ellos de continuo, en la sociedad, en el txoko, en el bareto sin humo.

Estos días he seguido asombrado los acontecimientos egipcios, no en sí mismos, sino por la cantidad de doctos que las imágenes cansinas de la plaza de la Libertad han despertado de su letargo estudioso. Nunca sospeché que hubiese tal cantidad de arabistas e islamólogos en España. Asombroso. Me han dejado perplejo con sus minuciosos conocimientos de la historia y la intríngulis, desconocida hasta ahora, salvo para los más avisados, de los años de plomo egipcios. ¡Lo sabían todo! ¡Caramba, mira tú que es saber! Yo no sabía nada, y sigo sin saber, porque tampoco sé lo que sucede en las cloacas del país en el que vivo, que las tiene. Yo solo leo que el militar que se ha hecho cargo del poder en Egipto es el favorito de la Casa Blanca, porque en el fondo lo que sucede allí es como si sucediera en una colonia norteamericana.

Tampoco sabía nada de Guinea, no porque durante muchos años todo lo relacionado con la excolonia haya sido secreto de Estado, cosa de la que jamás se habla, sino porque ha tenido que ser el inefable Bono quien haya venido a contarnos que es mucho más lo que nos une con Guinea que lo que nos separa. Vaya por Dios.

¿Se referirá Bono al Estado policial o a los abusos o a la corrupción valenciana de Camps cuya persecución se dilata en los tribunales con voluntad de olvido pese a las abrumadoras evidencias en su contra? ¿Qué ha ido a vender Bono a Guinea? ¿Material antidisturbios? Ah, se me olvidaba, hará como quince años conocí a un guineano entusiasta de Falange Española.

Y volviendo a Sortu. Su ilegalización a toda costa es un objetivo político prioritario del Partido Popular (y de otros). Su acoso y derribo un deporte y una atracción de la feria mediática.

El Ministerio del Interior, que es quien suministra la información pertinente a los tribunales para que éstos hagan lo que el Gobierno quiera, ya ha adelantado que para él Sortu y Batasuna son lo mismo, de modo que pocas sorpresas entonces, sino más de lo mismo. Hace unas semanas Rubalcaba decía otra cosa, pero eso poco importa. Nada les basta ni les va a bastar, nada es suficiente e irán añadiendo letra pequeña a su ley de partidos, incluso cuando ETA desaparezca. El nacionalismo vasco radical está de sobra en el panorama político español desde mucho antes de la ilegalización de Batasuna.

Ahora, la Fiscalía quiere solicitar que Sortu condene la violencia pasada de ETA y reconozca a sus víctimas. Aun entrando dentro de la lógica gubernamental que ellos manejan, no sé hasta qué punto esa exigencia tiene cobertura legal expresa, aunque la pueda tener arbitraria, si se trata de retorcer el articulado de la ley de partidos, como viene siendo habitual. Es la trampa del zorro. Por pedir lo imposible que no quede. El Estado español jamás condenará ni admitirá siquiera sus tropelías. Pero, claro, no es lo mismo, no es siquiera comparable. Lo que cuenta es que la Izquierda Abertzale, de la forma que sea, sola o acompañada, no pueda ni ahora ni nunca acudir a las elecciones y recuperar su espacio político, que lo tenía.

Otrosí digo, por lo visto Navarra no es suficientemente española, esto es, tiene que ser más española de lo que es en la actualidad o ha sido hasta ahora, teatralmente española quiero decir. Una especie de cátedra de la españolidad, como me dijo en una ocasión un subdirector del ABC, experto en hacerse un pegote de gomina en el cogote, en la que se enseñe a “españolear”, como hacía Federico García Sanchíz.

Caerán chuzos de punta en lo económico y social, pero la propuesta de las juventudes peperas es hacer en Pamplona una plaza de España y poner en ella una bandera de grandes dimensiones, como la de Madrid, para que vayan a ella a honrarla y adorarla los patriotas, especie esta que no está en modo alguno en extinción, sobre todo los conversos que acuden devotos y sumisos a la madre patria a ver si esta les da algún cargo, como viene siendo habitual en el reparto de esta sucia comedia bufa.

Tal vez se trate de su peculiar manera de celebrar el 500 aniversario de la conquista militar de Navarra y el siglo de ocupación que le siguió, enmascarado hasta ahora con mandangas de épica lírica, y que tiene toda la traza de convertirse en una celebración por todo lo alto de su españolidad y en una fiesta de aplastamiento del nacionalismo vasco, sin el que la farra de las banderas carecería de sentido, cosa que callan, ocultan y enmascaran. Un despropósito. Traerán a la Legión a desfilar, como hace casi cuarenta años, y a buscar camorra, como entonces.

No estoy seguro de que Pamplona sea la única ciudad que está condenada a tener plazas contenciosas, a ser ella misma un contencioso que solo se resuelve con trapacerías electorales, alcaldadas y abusos policiales; pero al menos lo parece.

Algo no funciona bien o algo se trata de ocultar si con escenificaciones grandilocuentes, propias de las puestas en escena fascistas, se quiere alentar y afirmar un patriotismo de pasodoble, y unas cuestiones nacionales no resueltas: banderita tú eres roja, banderita tú eres gualda.

Algo no funciona del todo bien ni de manera fluida si, como quiso en su día el rentista Miguel Sanz (porque de las pingües rentas va a vivir el resto de su vida), fuese preciso sacarse un carnet de buen español y prestar poco menos que juramento de fidelidad a la Policía, como en tiempos fue preceptivo afiliarse a las cosas del Movimiento. Lo dijo, carajo, vaya que si lo dijo. En las hemerotecas está, como están las palabras trapaceras del ministro Rubalcaba: banderas, insignias, brazaletes, himnos, gesticulación, arengas, sermones, verdades reveladas… menuda farsa.

febrero 13, 2011 - Posted by | Miguel Sánchez-Ostiz | , , , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: