Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Hacerse trampas al solitario (2): ¿fórmula única para una situación asimétrica?

Miguel Angel Aramburu en Aberriberri

Decíamos en el anterior artículo que una de las trampas al solitario que nuestros tahúres intentan en estas elecciones es proyectarlas como unas elecciones generales a circunscripción única, cuando la realidad de Euskadi es muy diferente. Decíamos, que se habían consolidado “especificidades” socioelectorales y que ser la fuerza más votada no garantizaba una hegemonía en el sistema electoral vasco.

Pues bien, las 4 circunscripciones electorales de mi Bizkaia maitea (Bilbo, Enkarterriak Durango-Arratia y Busturia-Uribe), las 4 de Gipuzkoa (Deba-Urola, Oria, Oarso-Bidasoa, Donostialdea) y las 3 de Araba (Cuadrilla de Vitoria-Gasteiz, Cuadrilla de Ayala, y Tierras Esparsas) van a determinar las posibilidades de llegar a la mayoría absoluta en las Juntas Generales. En Navarra impera la circunscripción única, rompiendo toda la histórica tradición de Merindades, principalmente porque la derecha navarra y el PSOE – padres del Amejoramiento- observaron en la transición que el sistema electoral por Merindades beneficiaba a los nacionalistas.

En las últimas elecciones vascas, ya vimos que se puede ser primera fuerza en votos, incluso ganar en dos territorios, pero perder el Gobierno Vasco. En estas elecciones forales y municipales la cosa se complica ya que hay que descender dos peldaños:

  • Hay que sacar votos en cada pueblo y presentarse en la mayor parte posible de municipios. Ahí tenemos votos inducidos para las JJGG.
  • Los junteros se eligen comarcalmente, aplicándose el sistema de restos en las comarcas y no en los territorios.

Este sistema de doble peldaño exige calidad en muchos candidatos que serán foto en pueblos y comarcas, y puede provocar que el partido ganador en votos de las elecciones municipales y forales pueda quedar relegado al gobierno de un solo territorio. Con estos mimbres y una vez repasadas las generalidades, veamos qué panorama nos vamos a encontrar en cada territorio.

BIZKAIA.- El PNV ha ido ampliando su hegemonía, ganando espacio en la margen izquierda disputando voto al PSE, pero ha ido perdiendo punch en Bilbao y ha complicado mucho la alcaldía de la segunda población, Getxo. Sin embargo, ni la irrupción del nuevo Polo batasuno ni el polo soberanista español PSOE-PP parece que le vayan a complicar su hegemonía en JJGG, donde puede estar al borde de la mayoría absoluta, dependiendo de los ilegalizados.

Bizkaia es el territorio en el que menos le afectó al nacionalismo la escisión de EA, y “gracias” a la tendencia pro-IA de la mayoría del sector vizcaíno de EA, paulatinamente ha ido ocupando la casi totalidad del espacio nacionalista de cauce central, dejando en la mínima expresión a EA y por lo tanto, a H1! Una situación que puede crear cierto espejismo en Sabin Etxea por observar únicamente el ensanchamiento nacionalista en el prisma vizcaíno de la reunificación del PNV, una situación posible en Bizkaia pero dudosa en otros territorios. La presencia de Aralar en este Territorio ha sido testimonial aunque la OPA que Aralar ha lanzado sobre Ezker Batua puede convertirla en la nueva novia que sustituya al partido de Arana como pareja de baile en Bilbao y en algunos otros sitios. El hecho de que el 70% de la afiliación del PNV esté en Bizkaia le da a la óptica vizcaina un peso muy especial dentro del partido; pero la correlación de fuerzas internas en un partido confederal, la estructura socioelectoal y la distribución de escaños por Territorios, y el peso que tiene Bilbao como “foco mediático” para interpretar la realidad vasca, produce una situación perversa en la que se mezclan las disputas internas y los “errores de cálculo en los resultados finales” en estas elecciones. Por eso toman especial valor las “trampas al solitario”.

ARABA.- Un territorio que no es de mayoría nacionalista pero en el que el nacionalismo consiguió desde los primeros años de la Transición poner al frente a personas e ideas capaces de integrar y ser referente para alaveses nacionalistas y no nacionalistas. Después llegó la escisión de EA, que se llevó un buen trozo y ocupó la alcaldía de Gasteiz con Cuerda. La progresiva deriva de EA fue auto-vaciándole, devolviendo una parte al PNV y desmovilizando otra.

Como viene siendo habitual últimamente, las elecciones forales y municipales dejan en un pañuelo a PP, PSOE y PNV; y, si persiste el pacto PSOE-PP, estos serán mayoría amplia en Juntas y en Gasteiz. El PP se conformará como primera fuerza a costa de un eventual descenso del PSOE en línea con la tendencia en el resto del Estado, que en Araba tiene una influencia directa. Lamentablemente para el PNV y su “acuerdo discreto” o “tibetazo”, Aralar no le sirve en Araba, y además un 40% de su afiliación ha escapado a Batasuna, mientras el polo batasuno no tiene posibilidades serias de evitar la mayoría españolista.

A lo que sí puede aspirar el PNV es a convertirse en primera fuerza, apelar al manido “respeto a la mayoría”, y esperar que el péndulo ZPeísta vuelva a alejarse de los PPeros. Cosa harto difícil porque no parece que vaya a haber un entendimiento con H1!, y pronto el PSOE, con ayuda de su entorno judicial y el emporio Vocentil-EITB-brunete mediática española y Gara-Berria, pondrá en marcha a toda velocidad la maquinaria mediático-policíaco-judicial del caso Miñano, para que explote justo a tiempo. Maquinaria que se ha revelado muy eficaz en los últimos años en otras partes del Estado y que indica que la porquería va a salpicar hacia la cúpula alavesa y también hacia otros territorios. Una maquinaria que se intensificará si por alguna casualidad se puede llegar a impulsar un entendimiento del nacionalismo integrador en algunos lugares con H1!, poniéndo en peligro algunos resortes de poder como la asamblea de la Vital.

Este entendimiento es especialmente sentido y deseado en el nacionalismo alavés, incluso en el necesitado PNV de Gerenabarrena, ya que el territorio está especialmente amenazado por corrientes antieuskaldunes. En este entendimiento Hamaikabat puede aportar el valor añadido de personas que han sido referentes del nacionalismo en Araba: Iñaki Beraza, alcalde de Agurain con candidatura el conjunto del nacionalismo integrador y candidato a JJGG. Patxi Ormazabal, exconsejero del Gobierno Vasco y referente en la fundación de EA, o Avelino Fernández de Quincoces, exdiputado y exconcejal de EA en Gasteiz. Estos nombres pueden proporcionar los votos que le harían falta al PNV para sacar algún juntero de más, o un “roto” insuperable para los jelkides arabarras que presentan un candidato desconocido a alcaldía después de perder fuerzas en las elecciones internas. De ahí que Gerenabarrena quisiera llegar a un acuerdo nacional para maximizar sus posibilidades y esperar que la mala relación PSE-PP en Araba y un milagro posibilitara un nuevo triunfo nacionalista.

GIPUZKOA.- La escisión dejó al PNV gipuzkoano en muy mala situación, y la recuperación a costa de EA siguiendo la tónica general del País lleva un camino más lento debido a las diferencias ideológicas patentes en este territorio. En el poder municipal, el PNV es un partido muy mal situado, hasta Hamaikabat gobierna un municipio más grande (Zarautz) que el mayor del PNV (Tolosa, y gracias a la popularidad de su alcalde). En las ciudades y núcleos urbanos más importantes (Donostia, Irun, etc…) el nacionalismo ha sido relegado a fuerza minoritaria, incluso en el de Donostia está detrás de PSE y PP. Ni siquiera el “encuestazo” va a poder maquillar una situación que sólo puede verse paliada por el impacto que el desastroso mandato de Patxi Lopez va a propinar en los socialistas. El nacionalismo vive el marco Batu Gaitezen que el EBB admite sólo en este territorio y sólo hasta Mayo, pero que desde luego no se quedará ahí.

El “tibetazo” sólo tiene virtualidad en Gipuzkoa y Nafarroa y para ello, fue necesario que el PNV gipuzkoano convenciera al EBB para constatar que H1! “no existe”, “es residual”, etc. y necesita agitar el voto útil. Y la única manera de dar soporte a este enfoque es una encuesta pagada con el dinero de los contribuyentes, y que ya no se cree nadie. Una encuesta que distribuye los escaños a la carta del mejor menú deseado, y que consulta por todas las alianzas posibles menos una: la actual coalición de gobierno PNV-H1!. Este señuelo se ha aceptado en Sabin Etxea porque si funciona puede resultar en la deseada reunificación del PNV, con una posible aunque improbable incorporación de miembros de H1 al PNV y un cambio en las fuerzas internas. Si fracasa, porque el trompazo gipuzkoano puede desequilibrar la balanza interna al lado oficial y no hay que olvidar que este año hay elecciones internas y después viene el candidato a lehendakari. Desde luego más cálculo que ensanchamiento nacionalista, pero ¡ojo!, que todos pueden perder.

Por otra parte, dentro de H1!, ni han digerido que les dijeran que no deberían haber nacido como partido, que “mejor una fundación”, ni pueden aceptar el “ofrecimiento” que el PNV ha aplicado en otras escisiones como la de EuE: aquí unos escindidos, aquí unos cargos en la Administración, por favor, no molesten. Existe la posibilidad de que al PNV le salga bien la jugada y H1 pase a la historia, pero no han tenido en cuenta que es muy peligroso humillar al “amigo”. Más incluso cuando el PNV ha defendido, incluso después de las últimas elecciones, y así lo explicita también Ibarretxe en sus memorias, una coalición con EA, un partido que le era desleal desde años, por decirlo suavemente. En H1! se han creído que el acuerdo estaba hecho y van a tener que hacer los deberes electorales y publicitarios corriendo y a última hora. Lo cierto es que hay un porcentaje de personas de H1! que nunca ha pertenecido al PNV (el 90% de su Ejecutiva Nacional) y aunque sean mayoría los que quieren trabajar con el PNV (pero no con un PNV de confederación ideológica), estarán “animados” con las últimas ofertas y dispuestos a dar un susto. Y si no, al tiempo.

Y en este lío monumental, hasta los atentos lectores de Aberriberri en El Correo Español se han dado cuenta de que la suma entre Aralar y el PNV, aquella que necesita evitar hablar de infraestructuras y de política fiscal, puede no dar los números si se presenta Batasuna. Y este escenario, ¿necesitará el PNV del polo soberanista para mantenerse en el poder gipuzkoano?

enero 14, 2011 - Posted by | Miguel Angel Aramburu | , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: