Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Monasterio de Langley

Juan Kruz Lakasta en DNN

 

“Éstas son sus órdenes. Cúmplalas. Pero, ya sabe, si la misión sale mal y llega a oídos de la opinión pública, nosotros diremos que no sabíamos nada, que no le conocemos”. ¿Un jefe de la CIA dando órdenes a uno de sus agentes en su sede central de Langley? No, un jefe de la Policía Municipal de Pamplona dando órdenes a uno de sus agentes en su sede central de monasterio de Iratxe. Sólo hay una pequeña diferencia: según el imaginario cinematográfico, en Langley las órdenes dadas por escrito se autodestruyen en cinco segundos. En monasterio de Iratxe, no, al menos de momento, lo mismo estoy dando ideas. Gracias a ello, tenemos constancia de que los agentes de la policía local pamplonesa recibieron una orden de trabajo con fecha de 26 de agosto, en la que se les comunicaba que en adelante deberían actuar en contra de los músicos callejeros, mediante apercibimientos, multas e incautación de instrumentos. El uno de septiembre, los agentes multaron con 150 euros por barba a cuatro jóvenes alumnos del Conservatorio de Pamplona, por interpretar el Canon de Pachelbel con sus instrumentos de cuerda en la calle Pozoblanco, o lo que es lo mismo en jerga policial, “perturbar levemente la convivencia ciudadana”. Numerosos medios de comunicación se hicieron eco de la estruendosa sanción. Fue entonces y sólo entonces cuando el Consistorio, con su alcaldesa a la cabeza, reaccionó anulando la multa y poniéndose en contacto telefónico con familiares de los músicos. Lo que no hizo fue explicar que el problema no era que los agentes sancionadores tuviesen la sensibilidad musical en la punta de la porra reglamentaria, sino que -como hemos sabido ahora- existía una orden de trabajo y que el responsable de servicio les ordenó por radio en tres ocasiones multar al cuarteto. Lo dicho: dictan órdenes y eluden responsabilidades, cual jefe de la CIA de película de serie B. Ojo al detalle: según explica el padre de uno de los jóvenes músicos, decidieron tocar en la calle para apoyar la candidatura de Pamplona 2016. Esclarecedora paradoja: Pamplona 2016, la multa de la cultura.

octubre 20, 2010 - Posted by | Juan Kruz Lakasta | , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: