Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

El “Contrato Ciudadano por las Culturas”: un pésimo comienzo

Ramón Zallo en Deia

Un ex asesor cultural (de la anterior administración vasca), como es mi caso, debe opinar poco y con prudencia sobre las actuaciones de los sucesores; pero cuando para legitimar lo “nuevo” se ensucia injustamente lo heredado no queda más remedio que poner algunos puntos sobre las íes.

Obsesiones

Cuando se presentó el Plan Vasco de Cultura- Kulturaren Euskal Plana (PVC-KEP) en sede parlamentaria en el 2004, ya la Sra. Celaá -que no se lo había leído- soltó aquello de que el plan desprendía “una obsesión identitaria”. Ahora (Efe 14-9-10) se ha reiterado lo mismo por parte de Jose Antonio  Pastor y Antonio Rivera. No saben hablar sin molestar. Curiosamente, la parte del plan que tocaba con extremo cuidado el tema de la identidad la habían homologado sociólogos especialistas y amigos como Xabier Aierdi e Imanol Zubero, hoy senador del PSE-EE.

En el plan convenían todas las sensibilidades en que lo vasco es un resultado y una herencia a mimar y desarrollar como comunidad, y no una esencia; que es colectiva y un producto de todos; que es internamente heterogénea; que es pre-política pero necesita del impulso político; que es la democracia la que gestiona lo colectivo pero con ritmos que no generen minorías no integradas; que la cultura vasca es más que el euskera pero que el euskera es parte sustancial de la cultura y que, por su carácter definitorio de la comunidad, su fragilidad y especificidad, es un legado prioritario a promover y extender; que cada cual hace el mix cultural que desee; que claro que hay también cultura vasca en castellano o en francés; que el espacio cultural vasco va más allá de la CAV….

Al parecer el aparato del PSE tiene otra idea y me da pena. Esa obsesión con la identidad vasca –en la que deben detectar el gen perverso del nacionalismo ajeno y no un hecho cultural como en todo el mundo mundial-, refleja una angustiosa búsqueda de su propia identidad perdida. La identidad es auto-reconomiento, saber qué se es. Nada más. La tensión interna  en el PSE-EE entre el socialismo nacionalista españolista, el socialismo vasco patriótico español y el socialismo vasquista refleja esa búsqueda adolescente. Debe ser durísimo no saber, ahora mismo, qué se es desde el plano identitario tanto cultural como de nacionalidad subjetiva, y reclamarse solo de un “patriotismo constitucional”. Soy lo que me dice la ley. Ya es triste. Como eso no ayuda tienen un problema de identidad que les lleva a ser siempre reactivos, a la defensiva y nunca propositivos. Si hubiera sido por su esfuerzo ya no existiría la euskal kultura.

También para descalificar se ha dicho en la misma rueda de prensa que el PVC-KEP  formaba parte de la lógica del Plan Ibarretxe. Otra  obsesión!

Ya era difícil que fuera parte de la “Propuesta de Estatuto Político” porque el primer PVC- KEP fue trabajado por centenares de personas del mundo de la cultura e institucional durante más de un año, en claves de abajo arriba y de forma participativa. A la sazón la Diputación de Araba y el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz estaban en manos del PP, y el Ayuntamiento de Donostia a cargo de PSE-EE. Sus planteamientos lo asumieron en claves de cooperación, y tanto Ramón Etxezarreta –luego purgado en el Gobierno López- como Federico Verástegui o Encina Serrano, apoyaron el Plan. Incluso se dejó claro que toda la parte filosófica -también trabajada de forma colectiva y que contextualizaba el programa de acciones- era solo indicativa, y ni se votó, porque lo importante eran las 120 acciones programadas para el cuatrienio. Ese fair play permitió trabajar conjuntamente muchos años, remando en la misma dirección y respetando las competencias de cada cual.

Eso mismo hacia que no tuviera nada que ver con el Plan Ibarretxe a pesar de que tanto la Consejera Miren Azkarate como un servidor fuimos muy partidarios del mismo. Eran cuestiones distintas: el PVC-KEP era más un plan de la sociedad que del gobierno. Por eso lo apoyaron también enemigos de la propuesta de Estatuto Político.

Torpezas

Llama la atención que la nueva consejería de Cultura del Gobierno, en vez de partir de las “Orientaciones para el Plan Vasco de Cultura II: 2009-2012” – aprobado el pasado año por el Consejo Vasco de Cultura, un organismo plural con múltiples comisiones y al que no ha convocado nunca la nueva Administración- y adaptarlo a su modo de entender las cosas, haya perdido año y medio con muy pocas iniciativas, paralizando múltiples iniciativas convenidas hace tiempo con los sectores y presentando en su sustitución el “Contrato Ciudadano por las Culturas”. En otro artículo comentaré de manera fría el balance hasta ahora y los contenidos del CCC definitivo.

Si se analiza el CCC (2010-07-05) hace tres cosas: fusilar el “Orientaciones” en parte pero cambiándole el nombre –marcar el territorio como hace mi perro- y añadiendo algunas cosas (alguna de interés como las fábricas de creación aunque uno dude de la capacidad del nuevo equipo para ejecutarlas, y menos tras la fractura institucional que están auspiciando); ponerle un título vacuo y posmoderno sí, pero muy intencionado tanto por lo que no dice como por lo que dice; y presentarlo a la enmienda a las otras instituciones (Diputaciones y Ayuntamientos) que ya habían homologado las Orientaciones solo un año antes, y han visto menoscabada la continuidad institucional de trabajo hacia la ciudadanía por inmadurez gubernamental.

La actitud de “o lo tomas o lo dejas” y de planificación piramidal –en lugar de horizontal- ante las Diputaciones y Ayuntamientos de nuestro país, además de una incomprensión del modelo institucional de la CAV, arriesga arruinar la cooperación estable y orgánica tejida. Por de pronto las tres diputaciones ya han lanzado un aviso público de que por ahí no van a ir.

La cultura vasca ha muerto ¡Vivan las culturas!

La vacuidad del título de “Contrato Ciudadano por las Culturas” (CCC en adelante) se advierte en que no ha sido el fruto de un proceso participativo general de abajo a arriba sino desde arriba, y a partir de ahí con solo contrastes con los agentes, lo que hace que más que un acuerdo social se trate de un “contrato de adhesión” poco ciudadano, como el de Telefónica o Iberdrola.

Aunque la arrogancia y el sectarismo no son atributos exclusivos del Gobierno López, son desaconsejables, especialmente en material sensible como la cultura, y más para una cultura minoritaria, la vasca, de la que en el CCC se aborrece hasta del nombre. Francamente es imperdonable que se le regatee a la cultura vasca el estatus de cultura colectiva e integral, con sus subculturas internas, para sostener, en cambio, que lo que hay en nuestro país es un melting pot de “culturas”.

Es más, ya no habría ni vascos (ni vascas en el lenguaje masculinizado del texto), sólo ciudadanía, lo que es confundir los planos de la comunidad, de la sociedad y de la política, para quedarse con que sólo existe la sociedad política, lo que es una barbaridad. El mensaje subliminal y desestabilizador es que somos al menos dos comunidades identitarias internas distintas y complementarias. Eso sí, no se dice –aunque lo piensen- que la cultura vasca sea una variedad de la cultura española plural, que diría Zapatero. Los socialistas catalanes se llevarían las manos a la cabeza por esos prejuicios. ¡Qué mala suerte que no nos haya tocado una socialdemocracia integrada e integradora, y con aspiraciones de liderazgo colectivo como el PSC!

La Introducción del CCC es directamente reaccionaria y a contrapelo de la Era de la Diversidad: plantea un tratamiento igual en clave liberal para la parte de la cultura vasca en euskera que la de en castellano como si estuvieran en la misma situación de desarrollo; la oferta cultural en euskera –dice- debe solo “garantizar la satisfacción de la demanda”, no promoverla; y se atreven a escribir que la imagen de lo euskaldun está trufada de “estereotipos y metalenguajes (uso del euskera para hablar solo del euskera y de Euskal Herria)” lo que, al parecer, no ocurre con  la cultura vasca en castellano y la cultura española.

Se ha traído el “cambio” a la cultura con la intención de “desnacionalizarla”, en claves de desmontaje y de conflicto interinstitucional y de referirla a la única nación legal: España. Eso no tiene nada que ver con la ciudadanía y encima intentando hacerlo desde un gobierno provisional y prestado por una ilegalización.

El nacionalismo vasco en su conjunto –aunque habrá de seguir evolucionando- ha aprendido en estos cien años más que el socialismo, una corriente política gloriosa. A decir verdad el PSOE sí que ha cambiado en alguna cosa y a peor: ha dejado de ser izquierda para ser solo centro izquierda como se lo dirán  algunos  sindicatos el día 29. En otras, una ideología congelada. Sigue teniendo pendiente de asumir políticamente tanto la cuestión de las comunidades culturales que la antropología define, como las cuestiones nacionales -temática distinta aunque relacionada- y en la que hace tiempo dejaron de ser demócratas para darle una solución tan impuesta como formalista (la mayoría parlamentaria española y el marco constitucional deciden).

Francamente el bagaje de no ser reconocibles como izquierda, apostar por la aculturación española y haber dejado de ser demócrata en un tema político central, es una pesada carga que la supongo traumática y que trae reflejos autoritarios: impedir que el pueblo vasco, perdón, que las sociedades vasca y vasco-navarra, decidan su futuro político; y evitar que la comunidad de los vascos y vascas de prioridad a la parte de su cultura que fue maltratada por la historia, sus élites y la nación madrastra: España

septiembre 27, 2010 - Posted by | Ramón Zallo | , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: