Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Todo por la patria

Quim Monzó en La Vanguardia

El ministro Alexei Kudrin ha pedido a los rusos que fumen y beban más


En un mundo que ha hecho de la lucha contra el tabaquismo uno de sus objetivos máximos sólo se oponen a esa cruzada aquellas personas que no dejan que nadie les dicte qué normas deben seguir. Generalmente esgrimen argumentos del estilo “prohibido prohibir” o “si tú no quieres fumar, no fumes, pero déjame a mi fumar junto a ti, en el bar, y echarte el humo a la cara”. Casi nadie va más allá y plantea una oposición al prohibicionismo tan radical que esté basada precisamente en promocionar el tabaco, en pedir a la gente que fume más.

Y escribo casi nadie y no nadie porque hay una persona que acaba de hacerlo. No se trata de ningún mindundi, sino del mismísimo ministro de Finanzas de Rusia, Alexei Kudrin. En junio se supo que en los próximos tres años Rusia duplicará los impuestos sobre el tabaco y las bebidas alcohólicas. No es de extrañar: están entre los más bajos de Europa. La mayoría de las marcas de cigarrillos cuestan un euro por paquete, y sin filtro mucho menos. Pues, en un país alarmado por ese incremento de los impuestos, el ministro Kudrin ha pedido a los ciudadanos que, a pesar de que el tabaco y el alcohol suban de precio, no sólo no dejen de fumar y de beber, sino que lo hagan más, porque un consumo más alto de esos productos ayudaría a elevar los ingresos que el Estado recauda, y así mejorarían los servicios sociales. En declaraciones a la agencia de noticias Interfax, Alexei Kudrin explica: “Al fumar un paquete de cigarrillos están ustedes dando más para ayudar a solucionar problemas sociales tales como el aumento de la demografía, están ayudando a desarrollar otros servicios sociales y están ayudando a que los índices de natalidad se puedan mantener. La gente debe entenderlo: los que beben, los que fuman, hacen más para ayudar al Estado“.

Es decir: que los que no beben ni fuman son algo así como malos patriotas, seres sin espíritu solidario. Las declaraciones son sorprendentes no sólo porque van en contra de la tendencia imperante en el mundo entero –condenar y proscribir el tabaquismo–, sino porque, en Rusia, el consumo de tabaco y de alcohol es ya altísimo. Según The Telegraph, “en Rusia, el 65 por ciento de los hombres fuma y el ruso medio consume 18 litros anuales de bebidas alcohólicas, principalmente vodka, según las estadísticas oficiales”. El empeño del ministro de Finanzas en incrementar esas cifras es fascinante y demuestra cómo la política hace y deshace según le conviene. En EE.UU., en 1919 la ley seca elevó a muestra de patriotismo el repudio al alcohol. Los que estaban contra la prohibición, los bebedores, eran considerados antiamericanos. Ahora, en Rusia, sucede lo contrario: para ser un verdadero patriota debes fumar más y beber más. Nos quejamos los catalanes del desprestigio de nuestra clase política, pero en todas partes cueces habas, y en algunas a toneladas.

septiembre 21, 2010 - Posted by | Quim Monzó | , , , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: