Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Por favor, no me defiendas

Eloy Rabo en La Txistorra Digital

Saben mis habituales que, a veces, suelo escribir cartitas a quienes me merecen un dardo. Hoy no puedo, no quiero, no sé escribirle directamente a Yolanda Barcina después de su proclama de ayer. Sí, eso de que quien no defiende a los toros no defiende a Navarra. Se me cae de las manos. Yo ya dije, en un artículo anterior, que soy taurino sin ostensión, con algún remordimiento. Pero soy de los que defiende el derecho a ver toros, corridas y encierros. Eso sí: si ahora van a meterme en un saco ideológico porque tome una u otra postura, les van a ir dando mucho por donde amargan los pepinos.

Perdonen por la expresión, porque tampoco pueden pedirnos mucho a los que tenemos inteligencia justa para pasar el día, pero… la puta que nos parió. Lo siento, me falta registro de expresiones para lo kafkiano y paranoico del asunto. Ahora resulta que el navarrismo y la navarridad se miden en función de que defiendas la tradición taurina. A la búsqueda de enemigos de Navarra y la foralidad les faltaba un paso así. El siguiente será considerar que el navarrista debe defender la denominación “villavesa” por encima de la de “autobús urbano”; o decir que que los daltónicos, que no distinguen el rojo de nuestra bandera, no son buenos navarros.

Por si no teníamos bastante los taurinos con la visión de criminales que algunos nos ponen, pintándonos como sádicos o malfollaos que disfrutan únicamente con el sufrimiento del toro, llega la alcaldesa de Pamplona a darnos la puntilla (y me perdonen por la metáfora). Por Dios, por la Virgen y por todo el santoral del calendario Zaragozano en pleno: déjenos en paz. Use otras cosas en su campaña contra el vasquismo, que seguro que no le faltan argumentos. Y, si no, ya los pintará. Pero no vaya por ahí, buena mujer. Por ahí, no. O acabaremos elevando a los altares, o haciendo Consejero de Turismo, a Jokin Zuasti o Javier Hermosilla. Méritos: “haber corrido el encierro”. Chin, pón.
Aquí, de momento, parecía que habíamos conseguido librarnos de llevar los toros a la cuestión identitaria. Que lo mismo iba el pepero que el batasuno a la plaza, y lo mismo corría el encierro el votante de UPN que el de NaBai. Que hasta los antitaurinos decían, claramente, que no tienen que ver las churras con las merinas, ni los colorados con los jaboneros. La irresponsable ha sido una representante pública, de primer orden además, al confundir el tocino con la velocidad. Y ya la tenemos montada.
De verdad, de verdad de la buena: no me defiendas. Te lo pido por favor, ahora que consigo dirigirme directamente a ti. Yolanda, no me defiendas. Y menos, desde luego, con argumentarios incendiarios e indignos incluso para una barra de bar. Si me quiero hacer el harakiri, ya me lo haré yo solito. Muy amable.

agosto 13, 2010 - Posted by | Eloy Rabo | , , , , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: