Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Demasiado Holocausto mata al Holocausto

El “problema del mal” de la Europa de posguerra hasta la actualidad

Toni Judt en Le Monde Diplomatique, agosto 2008,  nº 154.


Nos parece interesante la reflexión de Le Monde Diplomatique que  acompaña al artículo de Toni Judt, pues como dice el articulista Francesc-Marc Álvaro: “Toni Judt, reciéntemente fallecido,  nos advierte sobre el uso indebido de la historia reciente, actualizando de manera ejemplar la tarea del intelectual en tiempos de confusión”:


Historiador británico y profesor en la Universidad de Nueva York, Tony Judt es uno de los más brillantes intelectuales de nuestro tiempo. Y de los que más influencia ejercen a través de los artículos que publica en prestigiosas publicaciones como ‘The New York Review of Books’, el ‘New York Times’ y ‘The Nation’. Judt sabe bien, por haberlo vivido en carne propia, lo que es el antisemitismo. Nació en Londres en 1948 en el seno de una famila judía. Su padre había nacido en Bélgica y llegó al Reino Unido con un estatuto de apátrida. El pequeño Tony se crió en una atmósfera que ha descrito como “un ambiente judío laico de izquierdas normal”, pero con lazos importantes con sus abuelos, todos judíos de Europa del Este, de lengua yidish. En su adolescencia, militó en una organización sionista de izquierdas y se enroló en el movimiento de los kibutz durante sus frecuentes estancias en Israel a principios de los años 1960. Sigue leyendo

agosto 11, 2010 Posted by | Toni Judt | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Leer a Tony Judt

Francesc-Marc Álvaro en La Vanguardia

Ha fallecido Tony Judt, historiador y analista afinado de nuestro presente que actualizó de manera ejemplar la tarea del intelectual en tiempos de confusión. La palabra intelectual es antipática, pretenciosa y evoca demasiados crímenes. Intelectual se ha convertido, a menudo, en un insulto. Por ello, cuando alguien reinventa el oficio de pensar arriesgadamente por cuenta propia, es justo señalar que ahí está un intelectual, en el buen sentido de la palabra: alguien que se hace preguntas con rigor y que sugiere itinerarios para responderlas, sin cerrar caminos.

A caballo de la academia y de los medios de comunicación –como corresponde al sabio al que no se le caen los anillos por bajar a la arena cotidiana–, Judt ha iluminado certeramente la espesa trama de hechos que han forjado nuestra actualidad. El primer libro que leí de Judt fue Pasado imperfecto. Los intelectuales franceses, 1944-1956. Se trata de un estudio que explica de manera exhaustiva las ideas y también las desconcertantes actitudes de unas élites culturales atravesadas por la guerra fría y la doblez moral. Sigue leyendo

agosto 11, 2010 Posted by | Francesc-Marc Álvaro | , , , , , | 1 comentario