Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Reforma laboral y creación de empleo (I)

Manu Aierdi en DNN

Escuchamos y leemos con demasiada frecuencia referencias a la reforma laboral como la panacea que será capaz de resolver el paro o como la responsable (su ausencia) de que el paro haya llegado a los niveles actuales. Estas afirmaciones tienen dos pegas enormes: la primera es que hablar de reforma laboral es como no decir nada, ya que puede haber miles de reformas laborales distintas, y la segunda es que existen otros factores, a mi juicio más determinantes, que explican la contratación de nuevos empleados o la decisión de mantener o despedir a los empleados actuales.

Como punto de partida, no olvidemos que las empresas no sólo pueden vender en cualquier parte del mundo, sino que pueden decidir fabricar o comprar suministros en cualquier lugar del planeta. Y esas decisiones se mueven, en general, por una lógica económica. Lo mismo nos sucede a cada uno de nosotros como clientes consumidores: nos movemos por nuestro interés.

Si preguntáramos a una muestra amplia de empresarios qué es lo que buscan, las respuestas podrían ser diversas, desde desarrollar un nuevo producto, a ser líder en tal servicio, a cubrir tal necesidad del mercado,… pero siempre habría una premisa de fondo: es básico no perder dinero, o mejor dicho, ganar tanto dinero al menos como si hubiera colocado ese mismo dinero en un depósito en el banco. Y dentro de ello, ya surgirían las primeras discrepancias: hay empresarios que están dispuestos a no ganar dinero durante un tiempo para ganarlo después (son capaces de apostar a largo plazo), y sin embargo otros no están dispuestos (o no pueden) a asumir que la empresa no gane dinero cada año (visión de corto plazo). Está claro que, como sociedad, nos interesa mucho más tener empresarios del primer tipo.

Sigamos poniéndonos en el pellejo del empresario: ¿qué es lo que hace que un empresario apueste por un mercado concreto (entendiendo como mercado un producto/servicio concreto en un lugar -mundo, continente, país, región, ciudad- concreto), quiera crecer en ese mercado o quiera retirarse de él? Podríamos decir que hay dos aspectos fundamentales: por un lado, el atractivo de ese mercado por sí mismo, es decir, que tenga perspectivas claras de crecimiento y que no esté totalmente dominado por competidores de grandísimo nivel y, por otro lado, la capacidad de cada empresario de competir con éxito en ese mercado. Los extremos están muy claros: si un mercado no es nada atractivo y además no soy capaz de competir en él, no querré entrar en ese mercado, pero tampoco querré seguir si estaba en él. Viceversa, si un mercado es muy atractivo y soy muy capaz de competir en él, seguro que querré entrar, y si estoy ya, crecer.

En consecuencia, vender un producto/servicio en un determinado lugar puede ser escasamente atractivo, pero vender ese mismo produc-to/servicio en otro lugar puede ser muy atractivo. Por otro lado, competir con éxito en un mercado no implica necesariamente ser el más barato, implica conseguir que un volumen razonable de clientes esté satisfecho con tu producto/servicio y te compren.

Existe todavía otra pregunta importante: ¿cómo elige un empresario que cree en un mercado y se siente capaz de competir en él el sitio desde el cual va a atacar ese mercado? En general, para las empresas que trabajan a nivel local, comarcal, incluso provincial, el emplazamiento no puede ser otro que el lugar en el que venden sus productos/servicios. Sin embargo, para empresas que venden sus productos/servicios en áreas geográficas más amplias, la respuesta no es tan obvia.

En definitiva, ¿por qué se va a crear y/o mantener empleo privado en Navarra (90% de los empleos) en el futuro? Porque se den alguna de las siguientes circunstancias: 1) Porque haya empresarios de fuera que se instalen aquí porque crean que el mercado navarro (provincial, comarcal o local) de su producto es muy atractivo y sean capaces de competir o seguir compitiendo en él; 2) Porque haya empresarios de fuera que crean que sus mercados de fuera son o siguen siendo atractivos, se vean y sean capaces de competir o seguir compitiendo en ellos y crean también que Navarra es el mejor sitio desde el cual hacerlo; 3) Porque haya empresarios navarros que crean que el mercado navarro es atractivo y se sientan y sean capaces de competir en él y 4) Porque haya empresarios navarros que crean que hay mercados de fuera atractivos, se sientan y sean capaces de competir o seguir compitiendo en ellos y crean que Navarra es el mejor sitio desde el cual hacerlo o simplemente quieran hacerlo desde Navarra. Y, en este punto, no olvidemos una cosa: uno no nace empleado o empresario. La opción de crear una empresa está al alcance, o al menos debería estarlo, y en eso la actitud de las administraciones públicas es clave, de cualquiera que considere que es capaz de competir con éxito con un producto/servicio en un mercado determinado.

Analicemos ahora la relación entre reforma laboral y los tres aspectos clave explicados: atractivo de los mercados, capacidad de competir con éxito y selección de Navarra como lugar en el que situar la actividad.

En cuanto al atractivo de los mercados, creo que, salvo que alguien pueda decir que la reforma laboral en España es absolutamente clave para garantizar la confianza internacional en Europa y en el euro, y por lo tanto la estabilidad mundial, los mercados fuera de España (desde luego fuera de Europa y en gran medida en Europa) van a seguir siendo prácticamente igual de mucho o poco atractivos antes o después de la reforma laboral en España. Y en lo que se refiere a los distintos mercados españoles de cada producto/servicio, el impacto de la reforma laboral en el atractivo de cada uno de esos mercados es limitado. En el fondo, aquellos mercados en los que las administraciones públicas son los principales clientes, empezarán a ser atractivos cuando las administraciones públicas mejoren sus cuentas, y en eso quizá la reforma laboral tenga algo que decir, pero desde luego tendría mucho más peso una eventual reforma fiscal. Y en aquellos mercados en los que los clientes son los ciudadanos, serán atractivos en la medida en que los ciudadanos tengan capacidad de gasto, capacidad real también de un endeudamiento razonable y quieran ejercerlas. En esto la reforma laboral puede tener influencia -positiva o negativa según se haga- , pero desde luego también la tiene la percepción de la ciudadanía sobre la evolución futura del estado del bienestar o la capacidad del sistema financiero en arropar adecuadamente a los ciudadanos en sus decisiones. En definitiva, la influencia de la reforma laboral en España sobre el atractivo de los mercados, en especial fuera de España, es muy reducida, y en España es relativa, pero más psicológica que real.

agosto 6, 2010 - Posted by | Manu Aierdi | , , , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: