Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Cuestión de escalas

Xabier Etxeberria en La Txistorra Digital

Ahora que la euforia hispana por la consecución del Mundial se ha tranquilizado y algunos se han dado cuenta de que el mundo sigue girando, los problemas que asolan a nuestro pequeño mundo continúan. Aunque la selección hispana rubricase una buena Copa del Mundo, la crisis económica no arreció, Zapatero parece que sigue atascado en su deriva “progre-neocon” (imitar a la “española” las medidas de Bush con la retórica de Hugo Chávez) y en Olazti/ Olazagutía “Zutik Euskal Herria” muestra su cara más constructiva. Aun así, creo que es hora de abstraerse, ¡qué estamos de vacaciones!, de nuestra pequeña Euskalerria. La resaca sanferminera es demasiado dura como para pensar con profundidad sobre soluciones a corto plazo en Nafarroa Bai y el pulpo Paul no se deja comer fácilmente.
El hambre es cosa del destino o del mal fario, pero también es la realidad de muchos países de nuestro globo. Lo curioso es que es algo anecdótico. Los “negritos” sólo se pegan por “vete a saber” qué razones tribales y representan la pureza humana, mientras se mueren por un trozo de pan. En otras palabras, nuestra naturaleza es la pelea entre congéneres que pasa hambre. Una visión “flagelada” de la humanidad, muy útil para redenciones “express” y diluir las culpas en el “sistema”, los “yanquis” o nuestra tendencia por el egoísmo. Por cierto, los vascos antes representábamos esa imagen de lo idílico. Unamuno, sin embargo, tenía razón al comparar la fuerza de la pureza de las aguas de las Hurdes con el cretinismo de sus habitantes. Así, tenemos hoy un régimen económico mundial basado en la “pureza” económica y de libertad en el que las desigualdades vuelven a ser cada vez más grandes y que crea cretinos a pares (Gran Hermano u otros programas han creado escuela). De hecho, África va cuesta abajo y Haití estaba destruida antes de que el huracán que arrasó la isla el año pasado diese la puntilla. La borrachera de libertad que se han “agarrado” algunos ha llevado a una “resaca” mundial que están pagando los más débiles. Lo más grave es que las soluciones que se dan son más “alcohol” sin freno e, incluso, subvencionar a las empresas etílicas sin pedirles una sola aspirina. ¡Más madera!

La paradoja de todo esto es que se quieren dar las mismas soluciones que causaron el problema y sin exigir responsabilidades ni garantías y que nadie parece encontrar otra alternativa. Nadie parece acordarse de que la Globalización no debe ser únicamente económica o mercantil; sino también social o, quién sabe, sexual. No estaría mal una globalización de la Justicia Social o de los Derechos Humanos adaptada a las necesidades de cada país. No es negocio, sin embargo. Ocurre como con la malaria y la gripe A. La malaria mata a un millón de personas al año, mientras que la Gripe A mata menos que la Gripe normal. Sin embargo, los medios nos atosigaron con la Gripe A y nos quisieron vender antibióticos que seguro costaban mucho más dinero que los seis euros que como mucho vale un tratamiento contra el paludismo (nada que ver con “palurdismo”) en el mercado libre. Eso sí, para esto no hay portadas, sólo hay paternalismo. Total, no moriremos hasta que nos borren la cuenta de Facebook.
Al fin y al cabo, las injusticias y justicias que hay alrededor de nuestro planeta son reducciones o multiplicaciones de lo que ocurre a nuestro alrededor. Es un problema de escalas. Por ejemplo, cuando alguien tiene depresión o pasa una mala racha, hay gente que está antes, durante y después y hay gente que está antes y después. Con el hambre, la política internacional u otros temas a escala mundial pasa igual. Hay gente que trabaja con sinceridad y otra que trabaja por ser reconocido y hasta con un desde paternalista que asusta. La segunda, es la que normalmente sale en los medios, la primera es la que siempre vale. El mundo está hecho así: por gente que sostiene el sistema a base de voluntad y tesón a los que no les importa que haya otros que se aprovechen de su labor. Es la grandeza de la virtud y el protagonismo de lo fantásticamente hueco; es la privatización de los beneficios y la socialización de las pérdidas para quienes labraron la bonanza. Es el Halo de la gloria contra la etérea conciencia.

agosto 6, 2010 - Posted by | Xabier Etxeberria | , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: