Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Paz y democracia o inmovilismo

Ramon Zallo

La rutina genera insensibilidad. Así ocurrió antaño con la actitud de todo el espectro político hacia las víctimas de ETA, y ahora ocurre respecto al nivel de calidad de la democracia. El proceso degenerativo de la democracia en el que estamos inmersos no está en la agenda política, a pesar de los hechos que lo muestran: una justicia politizada e instrumentalizada; la suspensión de derechos civiles y políticos para un sector de la ciudadanía; la instalación de la crueldad en la gestión del sistema penitenciario y de las detenciones; el endoso a la sociedad de la crisis económica; o la imposibilidad de decidir futuros, ya se ensaye por vías originales (vía Ibarretxe) o convencionales (vía catalana). Regenerar la democracia no es una concesión a ETA sino, por autoestima, una obligación colectiva. Este es el fondo que no se quiere abordar, y ETA la excusa. Sigue leyendo

junio 25, 2010 Posted by | Ramón Zallo | , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

¿Conflicto de naciones y/o clases?

Vicenç Navarro

Es una característica de los nacionalismos conservadores y liberales existentes en España (tanto los centrales jacobinos como los periféricos) asumir que todas las clases sociales quedan homogeneizadas bajo la categoría de nación, identificando los intereses de tal nación con los de quienes lideran tales movimientos. De ahí que los nacionalismos sean hostiles al concepto de clase social que –según ellos– diluye el impacto de su propuesta soberanista.
La realidad, sin embargo, es que hay tantas españas como clases sociales hay en España. Y hay tantas catalunyas como clases sociales hay en Catalunya. Por supuesto que las clases sociales dentro de una nación pueden tener intereses comunes, tales como la defensa en la utilización de su lengua y de su identidad nacional, un punto de una enorme importancia en Catalunya. No existe plena conciencia de ello en otras partes de España. La primera vez que me detuvieron en Barcelona fue en los años cuarenta, a la temprana edad de 7 años, cuando le escupí a la cara a un gris –un policía nacional español– por abofetearme por hablar en mi lengua materna –el catalán– tras insultarme, diciéndome: “No hables como un perro, habla como un cristiano”. Sigue leyendo

junio 25, 2010 Posted by | Vicenç Navarro | , , , , , , , | Deja un comentario