Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

La ciudad del consenso

Juan Kruz Lakasta

“Se convive mejor y el ambiente general transmite más empatía y menos crispación”. La afirmación es de nuestra primera edila y la realizó durante el debate sobre el estado de esta gloriosa ciudad del año pasado, señalándose a sí misma como responsable de tal logro. En su día ni la entendí ni la compartí. Escribí que me parecía un sarcasmo. Hoy la entiendo y la comparto, y escribo que tiene toda la razón del mundo. Efectivamente, Barcina ha sabido generar empatía e incluso consenso en amplios sectores de la ciudadanía pamplonesa. Un ejemplo palmario de ello lo constituyen las peñas. Parecía imposible poner de acuerdo a las 16 en nada que no fuera aplaudir a rabiar hasta el más nefasto par de banderillas de El Formidable. Pero ella lo ha conseguido: las 16 peñas, 16, portarán pancartas negras y no irán a los toros el domingo. Eso es generar empatía y consenso, y lo demás, tonterías. Hasta las más reacias a este tipo de protestas han dado con la fórmula para, con un comunicado de por medio, secundar la iniciativa. En las asambleas de las peñas -algunas, como diría el poeta, largas, duras y difíciles- ha habido mucha discusión en torno a la forma: cómo protestar. Pero prácticamente ninguna en torno al fondo: hay que protestar. Me consta que en alguna asamblea se barajaron vías de protesta más imaginativas, como la A-15. La idea era que el día 11, amén de no ir a los toros, los presidentes de las peñas viajaran a la capital guipuzcoana para, en recepción oficial en el Ayuntamiento, manifestar al alcalde Odón Elorza su apoyo a la candidatura San Sebastián-Donostia 2016. Habida cuenta de que uno de los pocos puntos débiles de esa candidatura es la participación ciudadana -sobre todo en cuanto a su calidad y calidez se refiere-, incluso se llegó a plantear que las peñas bailaran por las calles de la Bella Easo durante la Semana Grande donostiarra o que -para darles la caña en vez del pez- destacados miembros de las peñas pamplonesas participasen en los cursos de verano de la UPV del Palacio de Miramar, impartiendo seminarios del tipo Baile del txun-txun de las peñas para principiantes, El cubo de sangría como instrumento de percusión, El ajoarriero y las magras con tomate como alimentos psicotrópicos, o Un ejemplo a no seguir: el blusa vitoriano, esa mala copia. Yo era más partidario de este tipo de protestas. No obstante, coincido en lo fundamental: algo había que hacer.

La entibadora en DNN

junio 22, 2010 - Posted by | Juan Kruz Lakasta | , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: