Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Reforma desesperada

Debido a las presiones de los mercados internacionales y a la exigencia de los representantes de la Unión Europea de que presente un programa creíble de equilibrio presupuestario, el presidente Zapatero se vio obligado a sacar ayer, ante el Congreso de los Diputados, la receta que se aplica a quienes están poniendo en peligro la estabilidad propia y la ajena. Una receta para enfermos terminales.

Ante la evidencia de que no se vislumbra en España una tasa de crecimiento suficiente ni para la creación de empleo ni para lograr un equilibrio presupuestario por la vía de los ingresos impositivos, el Gobierno se ve obligado a proponer un recorte de la inversión pública de 6.045 millones, una congelación o reducción de los salarios de funcionarios y pensionistas, y otros diferentes recortes hasta llegar a una reducción total de 15.000 millones en el gasto público de este año y de 2011, sin definir todavía el futuro de las pensiones.

Esta propuesta supone un cambio casi radical para quien lleva dos años pensando o transmitiendo que la crisis es un contagio del exterior y que lo que hay que hacer es atender a los desempleados (30.000 millones de euros y un incalculable sufrimiento) y esperar a que la economía internacional se reactive.

En realidad, no podemos crecer a un ritmo suficiente porque el presidente Zapatero no está dispuesto a liberar a los empresarios de las trabas que les condicionan y limitan para la creación de empleo, impuestas por una regulación tardofranquista, aplicada por la fuerza también en Euskadi, y que ha producido la esclerosis del mercado laboral. Por supuesto que habrá que recortar los salarios si no se hace nada para aumentar la productividad ni para convencernos de que no podemos seguir viviendo del ahorro exterior, desoyendo todos los consejos competentes nacionales e internacionales.

Pero antes de que la Unión Europea nos obligue a aumentar la dosis de la amarga receta de la reducción de los salarios hasta los niveles aceptados en Irlanda o exigidos a Grecia (20%) por los mismos o similares motivos que los de España, lo que queremos oír de los políticos son las medidas que están dispuestos a tomar inmediatamente para facilitar el empleo y el crecimiento.

Respecto al empleo, ya es un clamor que hay que reformar el mercado de trabajo y establecer unas reglas de juego claras y homologables con el resto de Europa.

Respecto al crecimiento, tienen que saber los políticos que todos los países que han salido de las anteriores crisis que conocemos, y son muchas, lo han hecho empujados por un aumento de la productividad. Y como el sector que es más productivo y capaz de seguir aumentando a corto plazo su productividad es el sector exportador, la salida de la crisis pasa por facilitar el despegue del sector exportador. Para mejorar la productividad del sector doméstico, y todavía más para mejorar la productividad del sector público, se necesitan reformas inmediatas pero cuyos resultados requieren más tiempo.

El sector exportador es el que mejora la productividad conjunta de los factores de producción (capital físico y trabajo) porque está expuesto al dinamismo de los avances tecnológicos y a la eficiencia organizativa y calidad moral de las organizaciones con las que tiene que competir internacionalmente. Estas empresas exportadoras requieren urgentemente de financiación, necesitan fórmulas a la Alemana (porque tienen empleados cualificados y competentes) para ajustar el trabajo a los pedidos con agilidad, y necesitan recomponer, por la vía de las cargas sociales o por cualquier otra vía, la competitividad del 14% perdida desde la entrada en el euro, por el diferencial de inflación.

La reducción del gasto que propone el presidente Zapatero es sólo el primer paso de una reducción previsiblemente mayor si no se desatasca el carro de la economía. Pero tenemos la experiencia internacional en otras crisis financieras de que la productividad del sector exportador es capaz de lograr la reactivación. Y Euskadi tiene una industria exportadora que, si no se le sigue asfixiando y se le deja trabajar, es muy capaz de hacerlo.

Patxi Etxeberria en DNG

mayo 15, 2010 - Posted by | Patxi Etxeberria | , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: