Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Mientras llega Gürtel

Ustedes me llevan unas horas de ventaja y muchos ya sabrán qué dice el auto del juez Pedreira sobre el caso Gürtel cuando picoteen en este Ojo. Anda la alegre muchachada con la sonrisa congelada ante los 50.000 folios, y sin saber del todo qué trampas se esconden en océano tan proceloso, se ven obligados a escribir textos tan retorcidos para condenar lo evidente y salvar lo imposible, todo en el mismo párrafo, que mejor esperemos a que sepan exactamente qué decir. O, mejor, a que Génova sepa exactamente qué decir, lo que sin duda iluminará no pocas mentes y abrirá singulares caminos de claridad en la prosa de nuestros amigos. ¿Poca cosa nueva? Ya decíamos que no había que precipitarse, etcétera. ¿Mucha cosa y mala? Urge tomar medidas rápidas para que la manzana podrida, etcétera. Mañana, pues, habrá, es de suponer, caso Gürtel en extenso, pero hoy transitemos por otros caminos más laterales pero no por ello fútiles o baladíes. Por ejemplo: vean lo grande que es Berlusconi, admiren los consejos que nos da el joven, pero suficientemente preparado José María Aznar Botella, y acojónense, que Europa va a desaparecer y Cascos puede regresar a la vida política.

Alfonso Ussía, en La Razón, anda loco con esto del posible regreso de Álvarez Cascos. Se le ha alegrado la pajarilla y la mirada se le ha hecho, no sé, como más chispeante. Fíjense cómo será la cosa que en una semana ya le ha dedicado dos columnas. Ya el miércoles santo Ussía nos dejaba bien claro por qué añoraba al ex secretario general del PP: “Un  puñetazo en la mesa a tiempo arregla muchos problemas. Pero hay que darlo. No es una acción agresiva ni violenta  (…) Un partido político es un lío. El PP funcionó a la perfección como partido cuando su Secretario General golpeaba las mesas y no se casaba con nadie, a pesar de su afición a los matrimonios. Me refiero a Francisco Álvarez-Cascos, al que tanto se añora (…) Una cosa es la tolerancia y otra una casa de putas. Rajoy tiene que dar puñetazos en la mesa”. Pero no debió de quedarse todo lo satisfecho de la calidad y contundencia que la noticia exigía, y hoy vuelve a la apología del político-macho, que debe ser como el gorila-macho, pero un punto más evolucionado. “Cuando Paco Álvarez Cascos dé una orden, esa orden se cumple (…) Tiene un temperamento fuerte, muy norteño, nada halagador. Al pan, pan, y al vino, vino. Manejó miles de millones de euros y nadie, ni su peor enemigo, se atrevió a insinuar una duda de su honestidad (…) Para quien trabaje con él y se enfrente con él, la noticia de su retorno es una mala noticia. Para los ciudadanos, una esperanza”.

 

También Manuel Martín Ferrand, en Abc, se rindió sin concesiones ante tan inexpugnable fortaleza: “Ni sus más encarnizados adversarios políticos, que los tiene dentro y fuera del PP, podrían decir que Francisco Álvarez Cascos sea un personaje vaporoso, inconsistente. El que fue secretario general del partido que refundó José María Aznar, es un hombre sólido y nada vanilocuente (…) La vuelta de Cascos sería una buena noticia en nuestra lánguida vida política en la que cada cual, como en el juego de Antón Perulero, atiende a su juego. A Rajoy, como se comprueba en sus seis largos años de jefe de la oposición, no le gustan las compañías bravas y enérgicas, capaces y tozudas. De hecho, las ha ido apartando y neutralizando como principal constante en su quehacer partidista; pero la guerra necesita combatientes y la Nación, líderes capaces de ilusionar a los ciudadanos y pretender metas de progreso y bienestar”. ¿Notan el arrebato patriótico? ¿Oyen los pífanos? ¿Distinguen los tambores? Debió irles muy bien a Ussía y Martín Ferrand con el “muy norteño” para tanto empalago. Pero no crean que su opinión sobre el personaje, tan benéfica, la comparten todos los ciudadanos, hartos de tanto político enérgico, de tanto ‘interés general’ y de tanto trapicheo con Amedo y Pedro J.. Hay quien  tiene memoria frágil, pero otros la tienen de elefante.

¡Y aleluya, aleluya, una vez más, ya tenemos a José María Aznar Botella de gran articulista!  Apenas un mes ha estado recluido a mero analista financiero en La Razón y ya ha alcanzado, sin duda gracias a sus grandes conocimientos y su elegante prosa, a opinador de postín: “Grandes esfuerzos”, se titula su artículo, con un subtítulo o sumario que reza “España necesita un plan de reformas para salir de la crisis, pues sólo así recobraremos la esperanza en el futuro y la solvencia en el extranjero”. Nada digo de las recetas económicas, porque si ustedes están despejados y se han metido para el cuerpo un par de Red Bulls quizá puedan afrontar el reto de su lectura completa sin hincar el pico, pero me da maligna y les voy a destripar la historia. Así acaba el joven Aznar: “Necesitamos un liderazgo fuerte para conseguirlo, nos jugamos mucho y no tenemos tiempo que perder”. ¿Verdad que se imagina usted a papá y mamá con media sonrisa, sentados en un sofá de flores –a Ana Botella le gustaban mucho los sofás de flores- y diciéndose a sí mismos qué bárbaros somos, hasta los hijos nos salen como nos salen, una casadita con Alejandro Agag, que mira si es listo, y el otro ya sabe qué hacer y cómo hacer para que este país salga de la miseria? Un sueño de niños, la verdad.

Cómo será de listo este chico que ha acorralado a un rinconcillo a Carlos Rodríguez Braun, y a un estrecho faldón a Carmen Gurruchaga, pesos pesados de la casa. Y eso que Rodríguez Braun hoy le da estopa a Miguel Hernández, a Alfonso Guerra y a Rodolfo Walsh, que ya es abarcar, mientras Gurruchaga se inclinaba por “la benévola Ley del Menor española”. Pero así es la cosa: llegó Aznar Botella y mandó parar, que el editor Lara es muy agradecido, y si no que se lo pregunten a Javier González Ferrari, presidente de Onda Cero, compañero articulista a poquitas páginas de distancia.
Y hablando de Agag, lleguemos a Berlusconi, porque nuestro imprescindible Fernando Sánchez Dragó dedica hoy columna de arriba abajo a ensalzar, y cómo, a Il Cavaliere, que ya saben, aquí se lo hemos contado, es uno de sus héroes. “¿Quién, sino Berlusconi, que es el mejor político europeo mal que les pese a los progres de la ceja y a los maricomplejines de la prensa conservadora, podía arrojar, literalmente, al rogo, que es como se llama en italiano la hoguera a la que antes iban a parar las brujas, 375.000 leyes? Sí, sí, han leído bien. No es una errata (…) Está, il Cavaliere, sembrado. Se atreve con todo. Rompe y rasga”. Como cata, suficiente.

Pero tragedia, tragedia, lo que se dice tragedia, nos la sirve hoy José María Carrascal en la solemnísima Tercera de Abc. “La decadencia de Europa”, se titula la cosa. Angustiado, nuestro hombre se interroga: “¿Está Europa condenada a desaparecer como protagonista de la Historia?” Pues qué les voy a decir. Por lo pronto, Carrascal ve “datos más alarmantes que el simple empirismo histórico”. Y nos señala los terribles síntomas:

“-El descenso de la natalidad, con el consiguiente envejecimiento y el peligro de la extinción a largo plazo.

-La eliminación del servicio de las armas (…) Eliminándolo, se ha cerrado el mayor lugar de encuentro de todas las clases sociales de un país.

-Por último, la creación de una sociedad de ocio, donde la diversión y la molicie son más importantes que el trabajo o el estudio. El ‘pan y circo’ de los romanos”.

No sigo para no deprimirles… pero ya les digo que la cosa de Europa pinta fea.

Ustedes sigan en la molicie y verán.

Jose Maria Izquierdo en ELPais.com

abril 6, 2010 - Posted by | Jose Maria Izquierdo | , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: