Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

El caso de la cosa esa que dicen “comunicado”

Los usuarios más activos de Facebook ya están tardando en crear un grupo de ésos bajo el epígrafe “Gente a favor de que algunos comunicados sólo puedan escribirse en papel de váter”. Porque, francamente, y si les hacen caso, al menos se facilitaría a la mayor parte de los vascos darle cierta función a la cosa esa que dicen que comunica. Para casi todos ha quedado en un soporífero conjunto de letras, más o menos ordenadas, pero que nada dicen; se esperaba como agua de mayo en pleno abril y, al final, ha sido un bluf mayúsculo. Otro más. Como que, a estas alturas, todos hemos perdido la cuenta.
Había quien pensaba que sería el comunicado definitivo, otros creían que habría declaración de tregua, y no faltaba quien apostaba por el petardo aberriegunero, que todo vale para ser noticia en Domingo de Resurrección. Y, al final, fue niño. Comunicado habemus. Perifrástico como siempre, vacío como casi siempre, repetitivo hasta la extenuación. El comunicado ni siquiera permite creer que haya algún ideólogo en la organización. No, porque da la sensación de que hubo alguno en 1991, estableció las ideas fuerza… y, a partir de ahí, basta con “cortar y pegar”.
Resumidamente, por abreviarles el tema a quienes no lo leyeron, el comunicado viene a apuntar (y me perdonen por el verbo elegido) tres ideas. Una: que ellos estarán encantados de negociar con los Estados francés y español en cuanto éstos muestren una voluntad inequívoca de querer solucionar las cosas (obvian el “otra vez“). Dos: que aunque no les da tiempo a analizar esa petición de los mediadores internacionales (y aquí les ha faltado escribir “es que al jefe lo tenemos escondido en París, y no puede ponerse”), la solución será cosa de los vascos y vascas y no de los de fuera. Tres: que, aunque cese el conflicto armado, habrá un conflicto político que no cesará si no se arregla.

Eso, insisto, viene a ser, en resumen. Y, por si había alguno que les diera la razón en algo, aunque fuera mínimamente (por ejemplo yo, que andaba tentado incluso de aceptar la consideración arriba expuesta número 3), van y rematan el comunicado con un guión de telefilme, digno de Almodóvar, sobre el tiroteo que costó la vida a un policía francés. Y dicen que ellos no querían, oigan, que los franchutes dispararon primero y que ya advirtieron otros gudaris que, si no enfundaban los agentes sus armas, iba a haber tiros y más tiros. Así que la culpa de ellos, señorita, que ellos empezaron.
Pues sí, que no aprendemos. Ya decía Hitler a las potencias europeas que, si se le oponían, iban a recibir hostias como panes. Y ya le avisaron a Troski que, si seguía en esa línea, a lo peor le pasaba algo (como morir de muerte natural, que es natural que te mueras si te clavan un piolet en la cabeza). Y, en la Historia reescrita por estos guionistas encapuchados, Maria Antonieta tuvo la culpa de su muerte, desde luego, ¡a quién se le ocurre pegarle un golpe con la nuca a una pobre hoja de guillotina! A quién se le ocurre, desde luego.
Lo que está claro es que, cuando haya que negociar (porque habrá que negociar, no lo duden) la desaparición de esta gente como grupo, será interesante tratar tema de su reinserción o reconversión laboral. Al de los comunicados ya se lo ha pedido Álex de la Iglesia, que quiere darle a los Goya un toque surrealista y transgresor.
Eloy Rabo en La Txistorra Digital

abril 6, 2010 - Posted by | Eloy Rabo | , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: