Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Lealtad socialista.

Todo apunta a que Zapatero colmará de atenciones a CiU en plena campaña catalana.

José Luis Rodríguez Zapatero superó el último encuentro con Mariano Rajoy por gol en propia puerta de su rival, pero no hay que llevarse a engaño, el presidente del Gobierno no tendrá más remedio que disolver las Cortes y convocar elecciones anticipadas si en plena crisis el Parlamento le rechaza los presupuestos para el año que viene y esa es una posibilidad que, aunque remota, inevitablemente va a determinar la estrategia política del Ejecutivo durante los próximos meses.

La vicepresidenta económica, Elena Salgado, tiene que empezar a elaborar el proyecto en junio y tramitarlo en septiembre, así que, de entrada, hay que decir que la prioridad de Zapatero no es esa comisión anticrisis que se sacó de la manga el miércoles en el Congreso para aislar políticamente al PP, sino propiciar un acuerdo político que le garantice la estabilidad, que es como decir que le salve la vida. Y resulta que en esta ocasión el líder socialista, que ha hecho del frente de izquierdas una prioridad estratégica, no va a poder contar con las minorías que le han venido apoyando a cambio de calderilla, porque estos abanderados de la unidad proletaria no están dispuestos a hacerse corresponsables de nada que suponga un sacrificio y están muy decididos a aprovecharse electoralmente del descontento que el sacrificio pueda generar.

Es por esta razón que sin ningún reparo Zapatero intenta ahora cambiar de compañeros de viaje. Busca la complicidad de los partidos nacionalistas y muy especialmente de CiU, porque los diez diputados del nacionalismo catalán son suficientes para tirar millas hasta el fin del mundo, que como todo el mundo sabe será en 2012. Zapatero empezó llevándose a Duran Lleida al desayuno de oración con Obama. Luego ambos prácticamente conchabaron el debate del miércoles sobre la crisis. Y hace semanas que Francisco Fernández Marugán – portavoz de presupuestos del PSOE-y Josep Sánchez Llibre trabajan juntos con papeles encima de la mesa.

Consta que en la Moncloa preferirían que Montilla adelantara las elecciones catalanas para despejar el horizonte cuanto antes, pero hace tiempo que perdieron el teléfono de la Generalitat y, además llega un momento en que cada cual se preocupa exclusivamente de su trasero. Así que lo más probable es que Montilla espere hasta el último minuto a que se produzca un milagro, como, por ejemplo, que Zapatero fracase y adelante las elecciones generales. Los del PSC recuperarían de repente la felicidad, porque es contra el PP cuando viven de purísima madre. Pero bueno, todo apunta a que Zapatero se salga con la suya… a base de colmar de atenciones a los rivales del PSC en plena batalla de los socialistas catalanes contra CiU. Al PSC sólo le faltaba eso.

Jordi Barbeta en la Vanguardia.

febrero 21, 2010 - Posted by | Jordi Barbeta | , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: