Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Navarros de mal

Por dos veces los jueces -de por sí muy poco proclives a fallar contra la Administración- se han visto obligados a señalar las irregularidades perpetradas por el Gobierno de Navarra en el reparto de licencias de radio, con el evidente objetivo de negar el permiso de emisión a la emisora euskaldun Euskalerria Irratia -en la que trabajo, quede claro-. Hace 12 años que los mandatarios regionalistas se echaron al monte de las irregularidades y todavía no han vuelto. Actúan cegados por sus obsesiones identitarias y su regionalismo extremo. Anteponen su dogmatismo ideológico al cumplimiento de la ley. Su fanatismo les lleva al uso partidario de las instituciones y a malgastar el dinero de los contribuyentes repitiendo una y otra vez repartos, pleiteando a diestro y siniestro. Los señores José Ignacio Palacios y Francisco Iribarren -a la sazón consejeros encargados de los dos irregulares repartos- y Miguel Sanz -presidente ayer y hoy del Gobierno de Navarra y, por lo tanto, responsable último, ayer y hoy, del bochornoso desaguisado- tienen por costumbre alardear de su condición de navarros de bien. Ahora tienen la oportunidad de demostrar que realmente lo son, acabando con el descrédito que para una institución tan importante para los navarros como el Gobierno de Navarra supone su reincidencia en el reparto irregular -según los jueces- y discrecional -según opinión muy extendida en la sociedad navarra- de licencias de radio. En primera instancia, Sanz debería convocar a la mayor brevedad posible una mesa de contratación realmente objetiva, empezando por que su primo, Ángel Sanz Barea, no la presida, como en las dos anteriores e irregulares ocasiones, y continuando con que no subcontrate su trabajo a empresas como Doxa, ligadas a una de las dos irregulares adjudicatarias de licencia, la radio de la universidad del Opus Dei, como ocurrió en la última e irregular ocasión. Habida cuenta, entre otras cuestiones, de que uno de los principales objetos de valoración es la viabilidad económica y que la otra irregular adjudicataria de licencia, Net 21, ha quebrado, no me cabe la menor duda de que una de las licencias sería para Euskalerria Irratia. En segunda instancia, Palacios, Iribarren y Sanz deberían encargar a peritos independientes el cálculo de los daños económicos que estos 12 años de irregularidades han generado a Euskalerria Irratia -ayudas públicas, publicidad institucional, etcétera- y abonarlos solidariamente, para evitar a los contribuyentes navarros el dinero que los pleitos sobre esa cuestión y el propio pago de esos daños pudieran generar.

Juan Kruz Lakasta en Diario de Noticias de Navarra

febrero 15, 2010 - Posted by | Juan Kruz Lakasta | , , , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: