Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

El PSC se atormenta en silencio

De unos años para acá, en el Partit dels Socialistes de Catalunya nunca pasa nada y cuando pasa tampoco tiene importancia. Un miembro del Govern que preside Montilla escribió de su puño y letra y publicó ayer en La Vanguardia que el tripartito que preside su primer secretario, José Montilla, “hace tiempo que renunció a un proyecto de país”. En cualquier país del mundo, un ministro que sostuviera esa tesis dimitiría inmediatamente después de firmar el artículo. Y si no lo hiciera, sería destituido ipso facto. La situación política catalana es tan insólita que no parece que vaya a ocurrir nada de eso. Ni de eso, ni de nada. “No pasará nada”, aseguran los que mandan o quienes tienen claves suficientes como para asegurarlo. Los socialistas catalanes están atormentados, pero, de momento, han decidido llevarlo en silencio.

Consta que el president de la Generalitat, José Montilla, ha recibido con enorme irritación la andanada de Maragall contra el tripartito del que forma parte, pero evitó entrar al trapo de una manera ostensible. En Castellnou de Bages hizo declaraciones políticas… sobre la ley electoral.

No sólo eso, fuentes de Presidencia justificaron la inexistencia de una respuesta oficial considerando que “no ha ocurrido nada extraordinario”, porque “Ernest Maragall ya ha escrito artículos polémicos en varias ocasiones que han provocado tormentas en un vaso de agua”.

En cuanto a la teoría maragalliana sobre la “renuncia del tripartito a un proyecto integral del país”, circula en el entorno del president Montilla una refutación recién elaborada: “Cada partido tiene su proyecto de país, un gobierno de coalición tiene un proyecto de legislatura”.

Todos los interlocutores de primera y segunda fila del Govern y del PSC descartaron ayer que Montilla vaya a destituir a Maragall, nadie prevé que Maragall vaya a dimitir y, desde luego, la posibilidad de convocar elecciones anticipadas sigue sin formar parte de las hipótesis de trabajo del presidente de la Generalitat.

La tormenta se llevó en relativo silencio durante el día de ayer y descargará hoy en la reunión ordinaria de la ejecutiva, que todo el mundo espera que sea “caliente”. Ayer pocos querían hablar, pero admitiendo que se reservaban para la reunión de hoy, en la que todo apunta que Maragall recibirá “como mínimo, un tirón de orejas”. Unos, porque creen que ha causado un perjuicio enorme a la candidatura de Montilla a pocos meses de las elecciones. Otros, los que serían favorables a algunas de las tesis defendidas por Maragall y que se consideran el sector catalanista del partido, lamentan el “individualismo” del conseller “en el momento más inoportuno”. A su juicio, “con un poco de coordinación podríamos haber conseguido mayor aceptación e influencia en el partido”.

En el aparato, lo que más ha desconcertado ha sido el momento elegido y la sensación de que “se quiere abrir un debate que no se sabe cuál es”. La eterna reivindicación del grupo parlamentario se debate en todos los congresos, y siempre se aprueba una resolución que deja en manos de la ejecutiva hacer lo que crea conveniente.

Dos blogs publicados por sendos dirigentes socialistas, Miquel Iceta y Joan Ferran, pusieron de manifiesto simultáneamente el estado de opinión interna del PSC. Iceta, conciliador, demostrando que buena parte de lo que dice Maragall lo dijo antes el secretario de organización, José Zaragoza. Ferran se encargó de sacar la bilis. Sin mencionar a ninguno de los significados miembros del núcleo catalanista, se le entendía todo: “Gobernar a tres es un ejercicio de aprendizaje democrático extraordinario poco indicado para megalómanos y ciclotímicos”.

Está por ver cómo va a afectar la tormenta socialista en el tripartito. Hasta ahora eran los socios menores, ERC e ICV, los que se afanaban por marcar perfil. La ofensiva socialista por no ver diluida su identidad política en un Govern criticado hasta por sus consellers hace prever que de ahora en adelante las urgencias electorales de los tres partidos pasarán por encima de cualquier prioridad gubernamental. De ahí que los partidos de la oposición reiteren la conveniencia de adelantar las elecciones ante la “sensación de descomposición” del Govern.

Sectores socialistas temen ahora que los líderes de ERC e ICV, Joan Puigcercós y Joan Herrera, que no son consellers, se sientan legitimados para buscar notoriedad en la discrepancia con Montilla para no ser menos que el conseller Maragall, que “ha plantado cara a Montilla más que Carretero a Pasqual Maragall”.

Sin embargo, el líder de ERC, Joan Puigcercós, se erigió ayer en campeón de la sensatez exigiendo a los consellers socialistas que hicieran el favor de “no trasladar problemas de su partido al Govern de Catalunya”. Recordó que él mismo dejó de ser conseller “para no distorsionar la acción de gobierno”. Joan Herrera, de ICV, hizo una defensa de manual del tripartito, que es la única combinación política que les garantiza cuota de poder.

La serie continuará hoy y no hay que perderse el siguiente episodio para ver cómo en la calle Nicaragua se fragua el final feliz.

Jordi Barbeta en La Vanguardia

febrero 15, 2010 - Posted by | Jordi Barbeta | , , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: