Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

El pase foral y blindaje de hojalata

LA ley que estos días se está acabando de tramitar en el Congreso y en el Senado sobre modificación del rango legal de las normas fiscales de las Juntas Generales de Gipuzkoa, Bizkaia y Araba ha recibido periodísticamente el nombre de Blindaje del concierto.

Dicha ley, una vez que entre en vigor, y por el nuevo rango otorgado a las normas fiscales de las Juntas Generales, las equipara en su tratamiento jurisdiccional posterior a las leyes forales del Parlamento de Navarra sobre materia fiscal. Pero ¿están blindadas las leyes del Parlamento de Navarra en materia fiscal? Ciertamente, no.

La modificación legal va a evitar que, por ejemplo, la UGT de la Rioja u otra entidad empresarial o institucional asociativa de cualquier índole pueda interponer recurso ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. Incluso va a evitar que el Gobierno de Castilla-León o el de La Rioja pueda interponer recursos o va a dificultar dicho trámite.

Sin embargo, es conocido y notorio que las leyes forales de contenido fiscal de Navarra han sido una y otra vez recurridas al Tribunal Constitucional por Felipe González, por Aznar o por Zapatero. Más aún, el Gobierno de Navarra, o mejor dicho UPN y PSN han tratado siempre de evitar y soslayar los pronunciamientos del Tribunal Constitucional que pudiesen cuestionar la competencia originaria en materia fiscal. Así, por ejemplo, con ocasión de un recurso sobre la figura fiscal de actos jurídicos documentados, el tándem UPN-PSN optó con falta de audacia por derogar la ley que había sido recurrida. El hecho de que cualquier entidad de La Rioja o de otra autonomía pueda recurrir una norma origina, sin duda, mucha inseguridad jurídica. Pero no cabe olvidar que hay y ha habido altos dignatarios políticos con las máximas responsabilidades en su mano, tan peligrosos como un chimpancé con una pistola cargada. Por lo tanto, con el nuevo rango de las normas fiscales de las Juntas Generales de Gipuzkoa, Bizkaia y Araba el blindaje es, como en el caso del Parlamento de Navarra, de hojalata.

En tiempos históricos en las cuatro provincias exentas, es decir, Navarra y la CAV, se abordaba el problema de la invasión de competencias por parte del Estado que ha sido nuestro sino secular con fórmulas de resistencia, siendo la más conocida de ellas la del pase foral, es decir, se obedecen pero no se cumplen. Ciertamente no era una fórmula siempre efectiva porque el Estado en muchas ocasiones pisaba con la bota de su poder, como hizo por ejemplo en la década de los años 20 del siglo pasado con las competencias sobre el agua. En otros ámbitos políticos, como por ejemplo en la República Federal de Alemania, los Estados federados tienen el derecho de veto, cuando una ley federal irrumpe en sus competencias. No existe la figura del Tribunal Constitucional en los términos aquí conocidos. En el intercambio de información entre Parlamento de Navarra y Parlamento de Baviera, ellos envidiaban la competencia fiscal y la posibilidad de la gestión económica de la Seguridad Social y nosotros echábamos en falta el derecho de autodeterminación reconocido y ejercitado y la capacidad de veto que sí constituye en aquel caso un blindaje de acero.

Las normas fiscales tienen preminente carácter de derechos históricos. Su desarrollo, sin embargo, a pesar de lo establecido en la disposición primera de la Constitución no se efectúa mediante su integración en el Estatuto de Gernika o en el Amejoramiento del Fuero, aunque estén reconocidos y mencionados, sino a través de leyes ordinarias cíclicamente renovadas, pero que no alcanzan el rango de leyes orgánicas y que por ello mismos están sujetas a los vaivenes de la diferentes correlaciones de fuerzas temporales.

A todo ello se suma además la supervisión ya ejercida por los órganos de la Unión Europea, tanto ejecutivos como jurisdiccionales, como ha ocurrido con el Tribunal de Luxemburgo últimamente y como ya ocurrió en 2002 con la derogación de las normas de vacaciones fiscales tanto de las tres Juntas Generales de Gipuzkoa, Bizkaia y Araba como de la análoga Ley Foral de Navarra.

El desafío que supone toda esta parte de nuestras competencias como son las normas fiscales y sobre todo si se pretende ampliar su contenido a la gestión económica de la Seguridad Social nos conduce a la convicción de que Navarra y la CAV deben formular como un principio inexorable su pertenencia al organismo de armonización fiscal y económico de la UE que es el Ecofin. Simultáneamente, es preciso contar con un derecho de veto similar al de Baviera ya que en otro caso la interpretación de un tribunal tan extremadamente político como es el Tribunal Constitucional no puede ofrecer garantías. Para lograr este objetivo en Europa, Navarra y la CAV deben actuar conjuntamente, ya que en solitario no van a conseguirlo no la CAV ni Navarra.

En suma, también en materia económica, fiscal y también en políticas sociales el derecho a decidir es no sólo una garantía de bienestar sino una de las bases en las que ha de levantarse la estructura federal de una Europa posterior a la Europa mercantilista de los actuales Estados.

Patxi Zabaleta, Iñaki Aldekoa, Iosu Murgia y Rebeka Ubera en Grupo Noticias

febrero 15, 2010 - Posted by | Patxi Zabaleta | , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: