Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Astucias de Felipe González: avala el Estatut y defiende al Constitucional

Felipe González dio ayer el paso que muchos dirigentes socialistas españoles, afectados por una rara parálisis facial, no se atreven a dar: salir en pública defensa del Estatut de Catalunya, aprobado por las Cortes Generales en mayo del 2006. Con la astucia que le caracteriza, el ex presidente avaló la nueva ley orgánica catalana, sin dejar de defender a los magistrados del Tribunal Constitucional de los angustiosos requerimientos de la política.

Un buen quiebro. Una maestría que parece hallarse en vías de extinción en la política española. “Me preocupa que nos hayamos metido en un lío que haya hecho que un proceso pase por el Parlamento de Catalunya, se corrija para adaptarlo a la legalidad y a los intereses nacionales en el Parlamento español, se lleve a un referéndum y ahora estemos ante la incertidumbre de qué va a decir el Constitucional. Me preocupa que metamos a la justicia en tantos líos que no le corresponden”, respondió González a la periodista Ana Pastor al ser interrogado sobre la sentencia que nunca acaba de llegar.

González parecía haber leído unas recientes reflexiones de Miquel Roca en La Vanguardia. El abogado Roca, padre de la Constitución de 1978, mostraba hace unos días su extrañeza por el escaso interés del PSOE en defender una ley orgánica aprobada con sus votos en el Congreso y en el Senado, tras ardua negociación. Efectivamente, desde hace un par de meses casi todos los pronunciamientos del socialismo español llevan el freno de mano puesto, cuando no transmiten el indisimulado deseo de una sentencia juidicial restrictiva.

Abrió el fuego el propio José Luis Rodríguez Zapatero, el pasado 16 de noviembre en la comisión ejecutiva federal del PSOE. Dirigiéndose a Miquel Iceta, representante del PSC en el citado organismo, el secretario general emplazó de manera tajante a acatar la sentencia del Constitucional, con un solo comentario adicional: “Lo digo por si acaso”.

Quince días después, tras la publicación del editorial conjunto de los doce diarios catalanes en favor del Estatut, Zapatero corrigió el tono en la sesión de control del Congreso. “Hoy volvería a aprobar el Estatut”, afirmó el jefe del Ejecutivo. Al quite, como siempre, el presidente del Congreso no dejó pasar la oportunidad de imprimir su estilo al día de la Constitución. “Aún no ha nacido, ni se le espera, el español que valga más que otro”, dijo José Bono, en clara alusión al Estatut como imaginaria fuente de “privilegios”. En un discurso muy dedicado a los diarios catalanes, Bono cargó contra quienes piden que el Constitucional respete la ley aprobada por las Cortes.

Transcurrida la fiesta de Reyes, Alfonso Guerra se incorporó al frente. Con su habitual gracejo, el presidente de la Comisión Constitucional del Congreso ubicó en “la estratosfera” se a quienes defienden el Estatut ante una posible sentencia restrictiva del Alto Tribunal. La estratosfera de Alfonso Guerra fue muy celebrada por los diarios madrileños que hace veinte años querían verle en la cárcel por los manejos de su hermano Juan en Sevilla. Juan Carlos Rodríguez Ibarra tampoco ha faltado a la cita con el anticatalanismo (no podía ser de otra manera), aunque la toma de posición más llamativa seguramente haya sido la de José María Barreda. “Yo creo que José Montilla es un charnego catalanista”, declaró en diciembre el presidente socialista de la Junta de Castilla-La Mancha, aplicando un término profundamente despectivo al único presidente de comunidad autónoma que no ha nacido en la región o nacionalidad que dirige. Extraña paradoja la de Barreda, siempre muy obediente a la prensa madrileñista. En el interior de esta acomplejada polifonía socialista, sólo el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha mantenido una clara y nítida posición en favor de la constitucionalidad del Estatut.

En sus declaraciones a TVE-1, Felipe González también echó ayer un cable –un significativo cable– a Rodríguez Zapatero, agobiado estas semanas por todo tipo de críticas. Según el ex presidente del Gobierno, “no hay en estos momentos ni un solo indicador que aconseje a Zapatero que no sea candidato (en las elecciones generales previstas para el 2012). Significativas palabras si tenemos en cuenta que el rumor más preciado estos días en Madrid es el que indica que los felipistas del PSOE comienzan a apostar por el lehendakari vasco Patxi López como candidato alternativo a Zapatero.

Enric Juliana en La Vanguardia

enero 14, 2010 - Posted by | Enric Juliana | , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: