Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Ni era inocentada, ni es inocente.

Una de las pocas cosas que hace quórum entre los tertulianos de Madrid es que Rubalcaba no habla por hablar. Así se explica que siendo el día de la madre de todos los pronósticos un 28 de Diciembre, nadie pensó en una inocentada. Pero la cuestión, aquel día y los siguientes, no era tanto creer o no creer a Rubalcaba, sino adivinar qué había querido decir.

En esencia, y al pie de la letra, lo que dijo el ministro es que “la situación de debilidad por la que pasa ETA le puede estar llevando a pensar en la posibilidad de llevar a cabo atentados de envergadura”. Una frase que da para mucho, o para poco, según se mire. Para mucho, porque de ETA se puede temer lo peor. Pero, así como al recluta el valor, a ETA se le supone la permanente expectativa de atentar cuando la ocasión lo permita o aconseje en función de sus objetivos político-militares. Y si esto es así, anunciar que las circunstancias actuales le pueden llevar a ETA a pensar en la posibilidad de hacerlo, poco añade a lo que ya sabemos.

De ahí que el común de las reacciones al anuncio, más que en torno a lo que dijo se haya centrado en el porqué. Al fin y al cabo, las circunstancias señaladas por Rubalcaba (debilidad operativa de ETA que puede ser más peligrosa cuando es débil, necesidad de un golpe de efecto para dejarse ver y demostrar a los suyos que todavía puede hacer algo importante) han cambiado apenas en los últimos meses, y  nada desde que la detención de los dirigentes de la izquierda abertzale en la sede de LAB en octubre puso sobre el tapete la importancia del debate interno que se traían entre manos. La única circunstancia nueva es la presidencia europea de España, que potenciaría el impacto de un atentado. Dato a tener en cuenta, pero no suficiente para justificar el cambio que el aviso público supone en la política de prevención antiterrorista, sobre todo tras oír a Zapatero enmarcarlo en una estrategia que “como es lógico, no se explica públicamente”.

La disyuntiva es evidente: admitir (beneficio de la duda) que Rubalcaba sabe más que nosotros sobre las intenciones de ETA, y no nos queda sino agradecerle el aviso, que nunca está de más –y discutir en todo caso el acierto o desacierto en la forma de hacerlo que otorga a ETA la notoriedad que busca, sin siquiera cometer el atentado–, o suponer (principio de la sospecha. alimentado por el maquiavelismo del personaje y las palabras de Zapatero) que el ministro tiene un propósito, estratégico, que va más allá de alertarnos a no bajar la guardia. ¿Disponemos de elementos para deducir cuál pueda ser?

Hablar de estrategia antiterrorista inclina a descartar la hipótesis de que Rubalcaba trataba simplemente de cubrirse las espaldas o desviar la atención de otros problemas. No excluye que buscara un efecto disuasorio en ETA –que, por temor a lo que pueda saber el ministro, se lo piense mejor–, pero admite también mirar en otra dirección. La más mencionada, la de incidir en el debate de la izquierda abertzale y no precisamente para bien, lo que puede tener diversas vertientes. Una, recordar que en tanto persista la amenaza de ETA no hay margen de benevolencia sin desmarque público incontestable; dos, poner en duda la sinceridad del debate sobre el fin de la violencia (sería compatible sin problemas con un secuestro espectacular) para que quienes especulan con el horizonte del polo independentista se lo piensen antes de dar pasos (ETA les puede dejar en ridículo en cualquier momento). Paro hay otra más inquietante: ¿qué mayor torpedo, para un debate que en buena parte se centra en la eficacia/ineficacia de ETA para el objetivo independentista, que alentar la posición de quienes defienden la lucha armada poniéndola en valor (alarma general, impacto en Europa)?.

De ser ésta la intención, el anuncio no sería inocente. Y encajaría como un guante en una estrategia antiterrorista que necesita la amenaza de ETA para justificar la exclusión de la izquierda abertzale porque sólo así puede haber en las instituciones vascas gobiernos no nacionalistas que la apoyen incondicionalmente.

Mariano Ferrer.

enero 3, 2010 - Posted by | Mariano Ferrer | , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: