Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

El quicio.

Lo primero que Ibarretxe, todavía Lehendakari, hizo este año fue convocar elecciones. A juzgar por el último euskobarómetro el año termina sin que hayamos digerido el cambio que propone el Gobierno nacido de las urnas “tunadas” por la Ley de Partidos. En 2009 se ha deshecho el cauce central del nacionalismo institucional, se ha atascado el polo soberanista de la izquierda independentista, y el autoproclamado Gobierno transversal se estrella en los sondeos. Desde el punto de vista de los proyectos políticos ha sido un año de transición que deja a los principales agentes con los deberes por hacer: el del PSE, legitimar socialmente el Gobierno que dirige; el de la izquierda abertzale histórica, reconstituirse políticamente; el del PNV, definir la apuesta estratégica que le permita recuperar Ajuria Enea. Y, eso sí, todos a la espera de que ETA se dé por enterada de que su patente de vanguardia ha caducado sin renovación posible.

Que el cauce central de Ibarretxe filtraba demasiado para que por él corriera el agua, se sabía hacía tiempo; que la izquierda abertzale histórica tiene asuntos que resolver antes de aspirar a liderar nada, también. La única bola loca era la suerte que fuera a correr la apuesta socialista de gobernar con el PP como socio preferente y, en particular, su empeño en que la sociedad vasca considere normal no ya el pacto de investidura mismo sino los actos del Gobierno nacido de ese pacto que rechaza el 65% del censo y que es bien visto por apenas la mitad de los que votan al PSE.

Que el nuevo Gobierne se presente con el doble mensaje de cambio y normalidad puede parecer contradictorio –la normalidad no se conjuga bien con fuertes sacudidas– pero no lo es. Son mensajes compatibles porque en realidad son dos mitades de un único mensaje de fondo: el cambio que proponen es recuperar la normalidad que los firmantes del pacto consideran se extravió en los diez años de gobierno de Ibarretxe. Se trata de desandar no todo lo andado, sino lo andado en una determinada dirección. Por eso es sintomática la decisión de emitir el mensaje real de Nochebuena.

 Para la portavoz Mendía, situar esa decisión en el terreno de lo simbólico es sacar las cosas de quicio. Para la actual dirección de EiTB es un gesto de normalidad institucional justifica por su interés informativo y la pluralidad de la sociedad vasca. Pero aunque a la mona se la vista de seda, mona se queda. Que todas las cadenas lo emitan tiene más que ver con la cuota autoasignada de pleitesía a la monarquía que con su interés informativo. Y por lo que toca al medio autónomo, quienes aquí reclaman su emisión no lo hacen para poder verlo sino para que lo emita EiTB. Lo que predomina es su carga simbólica: que la televisión pública vasca encaje en el quicio adecuado y no pretenda ser un verso suelto en el marco constitucional de todos, de la misma manera que la anterior dirección de EiTB al no emitirlo trataba de dejar la tarjeta de una cierta ajenidad respecto de ese marco. El actual Gobierno tiene la oportunidad de marcar su perfil y lo hace, pero enmarcarlo en la “normalidad del funcionamiento institucional”, como si no emitirlo fuera anormal, es otra cosa. Cuando el anterior equipo decidía, dentro de sus competencias, no emitirlo, también actuaba dentro de la normalidad institucional, eso sí, con otro concepto y otras metas de autogobierno.

Sin tener nada que ver, tal vez quiera decir algo que el nombramiento del Obispo de San Sebastián, penúltimo paso, queda Bilbao, en la estrategia de designación de obispos para devolver la normalidad a la Iglesia en el País vasco, encuentre similar oposición –más de dos tercios de los párrocos guipuzcoanos– a la que recoge el euskobarómetro hacia el pacto PSE-PP y la gestión del actual Gobierno. Puede ser, como pretende Idoia Mendía, un problema de comunicación, pero también que esa normalidad, política y eclesial, que a modo de contrarreforma se pretende para el País vasco, ha sido superada con creces por una sociedad que ya no cabe en esa horma. Se acabará sabiendo quién está desquiciado.       

Mariano Ferrer.

diciembre 27, 2009 - Posted by | Mariano Ferrer | , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: