Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Que no se extrañe Benedicto XVI de que su Dios ocupe la penúltima plaza.

Benedicto XVI, tras el susto que sufrió, cayéndose al suelo mientras avanzaba hacia el altar mayor de la Basílica de San Pedro, a causa de un empujón propinado por una mujer desequilibrada –últimamente en Roma parece que abundan ciertos desequilibrados con ansias de irascibilidad agresora- pronunció su homilía en la que confirmó una realidad sociológica, ciertamente inquietante desde la óptica de los creyentes.

“En la lista de las prioridades, Dios se encuentra a menudo cerca de la última plaza”, reconoció el Sumo Pontífice de la Iglesia católica. Joseph Ratzinger tiene razón. Dios no ha muerto -a pesar de lo que algunos filósofos y otros intelectuales vaticinaron hace años-, pero cada vez más aparece postergado, difuminado, casi inexistente. Las palabras del Papa fueron breves y nítidas al respecto. Sin embargo, el resto de sus razonamientos apenas aportaron contenidos solventes en relación a la terapia adecuada para que Dios no se instale -más o menos de forma definitiva- en el furgón de cola de la historia. Y, por supuesto, no se advirtió en el sermón de Benedicto XVI el más mínimo esfuerzo de autocrítica. ¿No debe interpretarse, el hecho de que Dios esté en sus horas más bajas, como un fracaso colosal de quienes se han erigido oficialmente en sus herederos directos, en sus intérpretes o en sus representantes?Sorprende que aquellos que monopolizan a Dios, convirtiéndolo en un ser altivo y lejano, en ocasiones de una crueldad estremecedora, envuelto sistemáticamente en rígidos dogmas y en reprimendas constantes -lanzadas contra los que no acatan, o no comparten, las teorías de los sumos sacerdotes de la actualidad- no se planteen los porqués de esta indiferencia colectiva acerca de Dios. Ni se pregunten por las razones por las que, sólo en tiempos y épocas de temor institucionalizado, la sociedad mayoritariamente se acordaba de Dios.Lo hacían los humanos, para parapetarse ante el terror al infierno, cuando ser infiel o hereje podía pagarse con la tortura o la hoguera. O cuando dictaduras sacrosantas, como las de los reyes absolutistas, con numerosos clérigos incrustados en el poder terrenal, o regímenes teocráticos, surgidos de la barbarie de la fuerza, al estilo del franquismo o del pinochetismo o de Fernando VII, entre miles y miles de personajes tenebrosos, que en nombre de Dios fusilaban, en nombre de Dios movilizaban ejércitos, colonizaban países o hacían Cruzadas contra los mahometanos o contra los protestantes o contra los rojos.¿Qué sentido tiene la ofensiva dialéctica de prelados católicos y de fervorosos devotos, contra la ley del aborto, comparándola con el nazismo que encarnó Adolf Hitler? Únicamente el fanatismo más maniqueo puede explicar la avalancha de desmanes oratorios con amenazas a los políticos democráticos que han hecho posible o han aprobado una legislación que es homologable a la de la mayoría de países europeos. Todos los que, desde hace meses, insultan a quienes creemos que el aborto regulado es un derecho de las mujeres, llamándonos asesinos, lo hacen en nombre de Dios.El Concilio Vaticano II fue un honorable intento de reforma profunda de la Iglesia y, por ende, de proyectar otra imagen de Dios, mucho más cercana a los débiles y, en cambio, muy poco favorable respecto a los poderosos. La otra imagen de Dios es la de su hijo –siguiendo la ortodoxia vigente-, Jesús de Nazaret. El Concilio procuró recuperar esa imagen, pero pronto reaccionaron los integristas –que son mayoría en la cúpula de la Iglesia casi desde siempre- y crucificaron de nuevo a Cristo. Ratzinger estuvo entre los teólogos partidarios de las reformas conciliares.Su entusiasmo por tan noble causa le duró, no obstante, muy poco. Pasó en poco tiempo del progresismo al conservadurismo. No en vano, durante mucho tiempo, ejerció de guardián de la fe mediante la censura y la represión contra teólogos críticos, apóstoles de la teología de la liberación y relativistas. Que no se extrañe, pues, Benedicto XVI ahora si su Dios -que tal como lo pintan el Papa y sus colaboradores es de derechas y hasta de extrema derecha- está el penúltimo entre las prioridades de la gente. Y eso no lo arreglan montajes como el de hoy con los obispos y los curas en la calle defendiendo la familia –como si la familia fuera perseguida en España- pero, de hecho, organizando otra tangana contra el Gobierno. Que de eso se trata. No nos engañemos.director de El Plural.

Nada de autocrítica.

Un ser altivo, lejano y cruel.

Tortura y hoguera.

Fanatismo maniqueo.

Honorable intento.

El guardián de la fe.

Enric Sopena

diciembre 26, 2009 - Posted by | Enric Sopena | , ,

2 comentarios »

  1. Lo que hay que tener es mas respeto a la religion catolica de lo que se le tiene , pero solo teneis respeto por la religion islamista , por que esos no admiten criticas , esos matan directamente , que poca verguenza del rojerio por la religion de España de toda la vida y la mas grande del mundo, y la unica verdadera , luego en el momento de la muerte , los mas incredulos piden confesion ó alguien que les asista en su ultima hora, y ahí están los curas para asistirles como siempre, eso es respeto por el projimo.

    Comentario por bartolome | enero 10, 2010

  2. Asómese usted a una iglesia donde cabe no ya todo el pueblo sino el valle entero, y verá a dos viejitas…es un echo el decaimiento absoluto de la iglesia, mientras su jerarquia se retrae cada vez más en posiciones mas cerradas, eso acelerará su caída y espero vivir para verlo, no hace falta ir muy atrás como hasta el sátrapa de Fernando VII para ver la actuación cainíta de la iglesia católica, el franquismo era la iglesia en su composición mas importante,y hoy es el dia que quien tras muchos esfuerzos cree haberse borrado de la iglesia, esta equivocado, la iglesia nunca borra a nadie, todo lo más hacen una anotación en la partida de bautismo donde dice que se quiere borrar…no hace falta pensar mucho para intuir para qué hubiera servido esa anotación en 1936…mas pronto que tarde habrá una concentración en el arzobispado para denunciar esa tremenda barbaridad que es, no poder borrarse de donde le apuntaron a uno al nacer, por supuesto sin su consentimiento.

    Comentario por josu goñi tirapu | enero 26, 2010


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: