Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Díaz Ferrán, ni un minuto más

El hundimiento de Air Comet, con graves consecuencias para miles de personas y denuncias de estafa, hace insostenible la continuidad de su propietario al frente de la CEOE. La patronal debe actuar ya.

La debacle de Air Comet, con ser dramática para los más de 600 trabajadores que se quedan en la calle y los alrededor de 7.000 viajeros perjudicados, no es sólo un conflicto laboral más en una dura coyuntura de recesión económica, que es como lo quiere hacer ver el propietario de la aerolínea en quiebra, Gerardo Díaz Ferrán. Y no lo es porque en el epicentro del desastre se halla nada más y nada menos que el presidente de la CEOE, esa patronal que con el año nuevo va a sentarse a negociar con los sindicatos y el Gobierno de Zapatero la reforma del marco laboral que el Ejecutivo central quiere impulsar de forma decidida. Aquí precisamente puede radicar la suavidad, al menos declarativa, con la que el propio ministro de Fomento, José Blanco, ha tratado a Díaz Ferrán, el mismo que en julio reventó una reunión en La Moncloa exigiendo el abaratamiento del despido o que ha dicho, entre otras lindezas, que “la culpa -de la situación económica- no es de la crisis sino de los años -de gobierno- de Zapatero” o, en clara contraposición, que “Espe -por Aguirre- es cojonuda”. Con estos antecedentes, lógico que el PP apoye su continuidad al frente de la CEOE, de hecho ya le quiso echar una mano a través de Caja Madrid, siendo además Díaz Ferrán uno de sus consejeros, concediéndole un crédito de 26 millones cuya devolución exige ahora la entidad. Una dificultad más a sumar a las denuncias por estafa de diez asociaciones de consumidores y a las inherentes al cumplimiento del ERE habida cuenta de los retrasos en las nóminas y de la insolvencia de la compañía, complicaciones a las que por añadidura Díaz Ferrán añade con sus desafortunadas manifestaciones un descrédito personal, además de como empresario. Pues resultan de todo punto inadmisibles para los miles de pasajeros a la postre repatriados por Fomento -con un coste de 6,3 millones para las arcas públicas- que Díaz Ferrán, tras culpar a los bancos del concurso de acreedores, reconociera públicamente que él mismo “no hubiera elegido Air Comet para volar a ningún sitio”. Contra la declaración de Díaz Ferrán de que ni se le pasa por la imaginación dimitir como presidente de la CEOE, la respuesta es que su continuidad resulta inimaginable. Porque ya no es un ejemplo edificante para el colectivo al que representa y porque todas sus actuaciones pueden interpretarse en clave de soluciones personales. La CEOE tiene pendiente una grave decisión.

Editorial de Diario de Noticias de Navarra.

diciembre 26, 2009 - Posted by | Diario de Noticias de Navarra | , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: