Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Perplejidades del “caso Egunkaria”.

La manifestación de ayer en Bilbao, una de las más multitudinarias de los últimos tiempos, es prueba evidente de que nadie cree en la conexión del diario con ETA y de que la mayoría espera la absolución de los imputados

Las calles de Bilbao fueron ayer escenario de una de las manifestaciones más multitudinarias y plurales que ha vivido la CAV en los últimos tiempos. Junto con la celebrada hace dos meses en San Sebastián en protesta por el encarcelamiento de Arnaldo Otegi y Rafa Díez Usabiaga, también masiva, puede decirse que se trata de una movilización que marca un hito importante sobre todo en estos tiempos en los que tan difícil resulta activar a la ciudadanía tras una pancarta, por muy justa que parezca la reivindicación. Por ello cobra especial importancia el hecho de que decenas de miles de personas tomen la calle cívica y pacíficamente en una gélida tarde de diciembre en solidaridad con los procesados en el mal llamado caso Egunkaria. Mal llamado porque, a la vista de cómo se han desarrollado los acontecimientos, debería denominarse caso Guardia Civil contra Egunkaria y, por extensión, contra el euskera y la cultura vasca. Si algo está quedando claro después de estos siete años de cierre del único periódico que se editaba íntegramente en euskera y tras el inicio de la vista oral en la Audiencia Nacional es que, en la CAV, salvo unos pocos incondicionales de la cruzada Todo-es-ETA, nadie se cree la versión de la Guardia Civil de que Egunkaria era un medio al servicio de ETA y quienes se sientan en el banquillo son unos peligrosos etarras que utilizaban el periódico como una actividad terrorista más. Incluso se escuchan voces más o menos audibles en el PP y en el PSE en el mismo sentido. Las calles de Bilbao ayer, al igual que las de San Sebastián hace siete años cuando se cerró el diario, son una muestra de que la mayoría social -respaldada por partidos políticos, y no sólo nacionalistas, sindicatos y asociaciones y colectivos de diversas tendencias- tiene absolutamente claro que el cierre de Egunkaria y la imputación a sus rectores es fruto de una operación político-mediático-judicial de la que no fue ajeno en su inicio el nacimiento del Pacto Antiterrorista PP-PSOE, sin más sostenimiento que el impulso político que la anima a través de los tristes instrumentos habituales (Dignidad y Justicia y AVT). Son tantas y de tal calibre las pruebas -éstas sí, pruebas- de que estamos ante una chapuza revestida de proceso judicial de la que hasta la Fiscalía del Estado ha tenido que salir huyendo, que difícilmente se entendería una decisión que no sea la absolución de los imputados y su reparación pública.

Diario de Noticias. Editorial.

diciembre 20, 2009 - Posted by | Diario de Noticias de Navarra | ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: