Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

La fascinación francesa por el culo.

Un programa del canal de televisión Arte y varios libros devuelven al primer plano el culto a las nalgas.  El documental ‘La cara oculta de las nalgas’ bate el récord de audiencia del canal cultural Arte.

Que en Francia se evite pudorosamente la palabra culo –y seprefiera hablar de fesses, nalgas– no significa que esta sulfurosa parte del cuerpo humano, más humana que cualquier otra, no ejerza una inconfesada fascinación entre los franceses. A fin de cuentas, ¿no fueron ellos quienes popularizaron en el siglo XVIII los cul-postiches, los culos postizos, ese armazón con el que las mujeres, previamente embutidas en el corsé, paseaban unas prominentes posaderas? ¿No fue acaso una francesa, Brigitte Bardot, la que escandalizó en 1963 a toda Europa –es decir, toda la que pudo ver la película de El desprecio– al pronunciar la ya célebre frase: Et mes fesses, tu aimes mes fesses?

Si alguien cree que la liberalización de las costumbres y labanalización del cuerpo desnudo ha hecho perder al culo su embrujo de antaño, está en un error. Y si no que se lo pregunten a los responsables de la cadena franco-alemana de televisión Arte, que la noche del jueves logró congregar ante sus pantallas a 1,3 millones de telespectadores, el 7,9% de la audiencia –un récord para este canal cultural–, con la emisión del documental La face cachée des fesses, (La cara oculta de las nalgas), realizado por los periodistas Caroline Ponchon y Allan Rothschild. ¡Ni el programa especial dedicado a Michael Jackson en junio movilizó a tal audiencia!

El éxito estaba asegurado. Arte ya lo sabía y se había ocupado de preparar la comercialización del documental en DVD y la edición de un libro ilustrado, ambos ya a la venta al precio de 22,43 y 19,02 euros, respectivamente. “Por algo han hecho ustedes un programa sobre el culo y no sobre la nuca o el codo”, constata en el propio documental el escritor Jean- Luc Henning, autor él mismo de una Brève histoire des fesses (Breve historia de las nalgas), editado en 1995, traducido a una decena de lenguas y reeditado este año en Francia “El culo es una región demoniaca”, apostilla.

El documental pretende explicar, durante 55 minutos y con gran profusión de imágenes, la percepción que las diferentes sociedades humanas han tenido del culo siguiendo como hilo conductor su tratamiento en la historia del arte. Una docena de especialistas –escritores, profesores, historiadores, antropólogos, artistas, fotógrafos, coreógrafos– contribuye a construir un relato a veces un tanto confuso y tortuoso.

¿De dónde viene este interés por las nalgas, que ha arrojado estas Navidades en las librerías francesas aún un libro más, Moon, bellamente ilustrado con más de 200 imágenes artísticas de los mejores fotógrafos del mundo con el culo como objeto central?

Claudine Cohen, profesora de Ciencias Sociales, proporciona la clave en el documental: “El hombre es bípedo gracias al culo, es lo que le permite mantenerse de pie. En esta postura el sexo de la mujer queda oculto, de ahí que el culo haya devenido un signo sexual secundario”, explica. ¿Secundario? No para Jean-Paul Sartre, que un día dijo: “La patria, el honor, la libertad, no hay nada: el universo gira alrededor de un par de nalgas, es todo…”.

LLuís Uría.

diciembre 12, 2009 - Posted by | Lluís Uría | , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: