Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Símbolos nacionales

La primera ley del Parlament fue la de la Diada nacional; la votó hasta el Partido Andaluz

Al reemprender Catalunya su camino de libertad, los representantes del pueblo creen que la cámara legislativa debe sancionar lo que la nación unánimemente ya ha asumido. Por eso, el pueblo de Catalunya establece, por la potestad de su Parlament, la siguiente ley: Artículo primero. Se declara Fiesta Nacional de Catalunya la Diada de l’Onze de Setembre”. Fue la primera ley que aprobó el Parlament de Catalunya, el 12 de junio de 1980, y lo hizo por unanimidad para refrendar el primero de sus símbolos nacionales. Esos que hoy cuestiona el Tribunal Constitucional en sus deliberaciones sobre los recursos contra el Estatut. Sigue leyendo

diciembre 8, 2009 Posted by | Isabel García Pagan | , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Los doce apóstoles del federalismo

El proceso de reforma del Estatuto de Cataluña ha dado en transformarse en una lamentable comedia en la que no ha faltado de nada. Escenas de sofá con ceniceros llenos, jugosos diálogos sobre cepillos y cepillados e incluso un mutis por el foro de buena parte del electorado catalán en el referéndum para su aprobación. Sigue leyendo

diciembre 8, 2009 Posted by | Alfredo Retortillo | , , , | Deja un comentario

Cuando a uno le pierden el respeto

El Gobierno de España está algo más que deshilachado. Hay días en que parece a punto de caer en barrena. La ley de Economía Sostenible, tantas veces anunciada como la Armada Invencible contra la crisis, ha naufragado nada más ser botada. Se trataba de propulsar la idea de que “hay futuro” y el primer efecto ha sido una revuelta de usuarios de internet. No existe problema pequeño o mediano que no se agigante estos días. Pelota que chuta el Gobierno, pelota que rompe una ventana. Sigue leyendo

diciembre 8, 2009 Posted by | Enric Juliana | , , , , , , , | Deja un comentario

La sutileza de Vinyoli

Su poesía nunca me falla, como si tuviera el don de transformarse según la cadencia de cada instante.

Soy lectora de Joan Vinyoli desde siempre, incluso desde las épocas en que su poesía intimista conectaba mal con el hambre de compromiso político que caracterizó los gustos del antifranquismo. Eran los tiempos del “tomar partido, partido hasta mancharse” de José Agustín Goytisolo, que Paco Ibáñez cantaba con su voz rota. O los tiempos de las “fábricas” de Miquel Martí i Pol, cuyas poesías de combate alimentaban nuestro despertar resistente. Las canciones, los libros, las películas –de arte y ensayo, por supuesto–, la poesía, todo tenía que tener un mensaje, todo debía estar sujeto a las tormentosas contingencias de la realidad que nos pesaba cual una losa, y no cabían los gustos pequeñoburgueses de las simples emociones. Sigue leyendo

diciembre 8, 2009 Posted by | Pilar Rahola | Deja un comentario