Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

No es que vuelva, está ahí

Llega el día de la Constitución y las cuestiones identitarias nos rodean por tierra, mar y aire. Al Norte, Francia, con la iniciativa de Sarkozy para definir la identidad francesa; al Sur, Marruecos con su empeño en borrar la identidad saharaui de los documentos oficiales y, si pudiera, de las conciencias; al Este, Cataluña, bajo la amenaza de un nuevo y más contundente cepillado de los elementos identitarios nacionales recogidos en Estatut que, con lupa de inquisidor más que con talante de acogida, examina el Tribunal Constitucional. Y por si fuera poco, Ibarretxe aparca las maletas para recordarnos que la bandera del derecho a decidir está a la espera de que quien crea en ella la enarbole con convicción.

El problema identitario emerge, mal que les pese a quienes preferirían quitárselo de en medio más que resolverlo, como un resorte que salta en las diversas encrucijadas de la política. Esta semana, a cuenta de “la dignidad de Cataluña” reivindicada en el editorial conjunto de los periódicos catalanes. Cataluña no tiene dignidad, ha sido la respuesta inmediata; la dignidad es atributo de la persona. Este ataque nominalista es sólo una manera de desviar la cuestión. El término “dignidad” aparecía en dos párrafos que precisaban bien el sujeto: “estos días los catalanes piensan ante todo en su dignidad, conviene que se sepa”, y más adelante “no estamos ante una sociedad débil, dispuesta a asistir impasible al menoscabo de su dignidad”. Es obvio que la dignidad no remitía a un ente abstracto, sino a las personas que constituyen una comunidad diferenciada.

El asunto del editorial no daría para más, ni para menos, de no haber terciado el Defensor del Pueblo Enrique Múgica en la cuestión a vida o muerte planteada por Aminatu Haidar al reclamar su pasaporte marroquí, legalmente obligatorio, al tiempo que reivindica su nacionalidad saharaui. Omito las incómodas implicaciones que la ignominiosa actitud histórica española en lo referente al Sahara supone para el Gobierno a la hora de resolver, mejor, quitarse de en medio, el problema. Me limito a lo que dijo el Defensor del Pueblo: “el Gobierno tiene que defender los intereses generales de España que no pueden quedar subordinados a querencias o exigencias (individuales) por muy legítimas que sean”. Palabras que ofrecen un contraste interesante entre la Cataluña que no puede tener dignidad y la España que tiene de hecho intereses.

Evitaré el nominalismo. Interpreto, bondadosamente, que las palabras de Enrique Múgica no se refieren a ningún ente abstracto llamado España sino a la comunidad de españoles que colectivamente tienen un interés común en un determinado asunto. ¿Por qué se puede trasladar el interés de los individuos a un sujeto colectivo y resulta improcedente hacerlo con la dignidad? Admito que el sentimiento de dignidad es subjetivo, pero igualmente lo es el interés. Si se puede actuar desde el interés que se supone, o demuestra, común, igualmente debe poderse actuar desde la conciencia compartida de unas señas de identidad que se supone, o demuestra, comunes, sobre el respeto a las cuales se construye el concepto de dignidad. La cuestión de fondo no es si Cataluña puede tener o no dignidad y España intereses, sino en el reconocimiento o no de colectivos con historia y señas de identidad propias como sujeto de decisiones que le competen como tal colectivo sin quedar subsumido en la nacionalidad constitucional vigente.

Lo que nos devuelve al de Llodio y su recordatorio del derecho a decidir pendiente. Que la reciente visibilidad de Ibarretxe resulte incómoda para el actual Gobierno vasco que lo creía amortizado, y con él “sus obsesiones”, no significa que se lo puedan quitar de en medio con el recurso fácil de que no sabe irse de la política o que si a alguien debe preocupar su reciente activismo es al PNV. Es altamente improbable que López vuelva a medirse en las urnas con Ibarretxe, pero se equivoca el PSE si considera que lo que planteó es algo que las últimas elecciones han borrado del mapa. No es que vuelva. Está ahí.

Mariano Ferrer

diciembre 6, 2009 - Posted by | Mariano Ferrer | , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: